Oración por nuestros familiares difuntos

Oh Dios piadoso, gracias por el milagro de la vida que sopla mi alma, que mantiene con bienestar la vida de mis amigos y mis familiares, porque puede, estar una vez más a mi lado acompañándome día y noche en todas las cosas que tengo planeadas. A Ti levanto mis ojos Señor, recordando a las personas que en vida dejaron huella en mi corazón.

Siempre será un misterio poder comprender la partida de nuestros amigos, de los integrantes de nuestra familia, personas que hemos amado por tanto tiempo y que por designios tuyos, los llevaste de esta tierra. Pero de alguna forma, trato de aceptar todo lo que ha venido sucediendo como etapas de la misma vida.

Tú Señor, que otorgas el perdón de manera generosa y eres el amor en todo su esplendor, te das por entero a todos tus hijos para su salvación. Hoy te pido con mucha nostalgia por el alma de mis seres queridos, por mis hermanos en fe, mis amigos que son la familia que yo escogí.

Amado Dios, ten en tu reino a las almas que viajaron a encontrarse contigo a todos esos familiares que fueron llamados por Ti.

Porque todos ellos pasaron por esta vida, demostrando su cariño e integridad con sus acciones, quizás algunos no hablaban mucho pero con su forma de ser, se ganaban rápidamente los corazones de todas las personas que los conocieron y han sido muy amadas.

Maravilloso Padre, te pido para que sus almas sean iluminadas por la luz de tu hermoso rostro, elevados hacia tu corazón, y así ellos puedan gozar de las bellezas que tu reino guarda, donde todas las promesas que se dieron se encuentran expresadas en el amor.

Perdona todas sus faltas, quizás alguno partieron de este mundo sin haberse arrepentido de sus malas acciones, quizá algunos cometieron faltas muy graves y a ultimo momento sintieron un poco de remordimientos, pero la muerte fue tan tempestiva, llegó de manera tan rápida que no tuvieron tiempo de pedirte perdón.

Pues así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos volverán a vivir.

En el tránsito hacia tu altar, perdónalos de toda falta, limpia las almas de todos aquellos que quieren volver a Ti. Mira con más énfasis todas las buenas obras que pudieron realizar y ten compasión de ellos mi Señor, acógelos contigo en tu precioso cielo, sana sus heridas y llévalos de inmediato hacia Ti.

Pues Tú has querido llamarlos al gozo del misterio de tu gloria, para que ahora puedan exaltarte y alabarte desde los alto juntos a todo tu maravilloso ejército de fieles y sean partícipes de todas las buenas nuevas que tienes preparado para mejorar el mundo.

Te pido por todos los niños, que formaron parte de mi familia en la tierra, para que nos resignemos a la corta partida de sus pequeños cuerpos, por los jóvenes que partieron en plena flor de su vida corporal, apiádate de ellos y condúcelos hacia la plenitud de tu reino, para que puedan ser felices de manera absoluta en tu amor.

Dios mío, danos la fortaleza para superar el dolor de la pérdida de nuestros familiares y danos esperanza de volver a verlos en tu reino.

Por el alma de mi padre o mi madre que partió hacia tus brazos, para que tengas piedad de ellos y te olvides de sus faltas y así ellos puedan disfrutar y ser partícipe de las alabanzas que con mucho fervor proclaman desde lo alto de tu morada santa.

Adorado Señor, Tú que lloraste desconsoladamente por la muerte de tu hermanos del alma en el sepulcro, entiendes a la perfección el dolor que sentimos los que aún permanecemos en la tierra y extrañamos a nuestros seres más queridos. Concédenos el consuelo, la aceptación y la esperanza de que algún día por la gracia de tu resurrección, podamos volver a reencontrarnos y abrazarnos eternamente.

Dales el descanso eterno a todos mis familiares, y que la luz de tu Espíritu Santo brille por siempre en ellos. Deseo con mucha fe ardiente, que puedan alcanzar tu gloria, con el alma pura y transparente como el cristal. Que todas tus promesas puedan cumplidas en tu santo Nombre y por el amor de tu hijo Jesús, Amén.

13 comentarios en «Oración por nuestros familiares difuntos»

  1. Tu nombre, Señor, es Misericordia, y en ella confiamos. Solo Tú conoces la fe de cada uno de tus hijos y no somos nosotros los que nos erigiremos en jueces de nuestros hermanos. Lleva a tu presencia a los que están purificándose y fueron redimidos por la preciosa sangre de Cristo, nuestro Redentor. Paz y consuelo a los que lloramos sus partida.

Los comentarios están cerrados.

Don`t copy text!