Oración de la noche para el 8 de Mayo del 2024

Bendito Dios de mi vida, este día ha culminado pero mi corazón aun sigue despierto para dirigirse a Ti en mi oración y darte muchas gracias por todo lo transcurrido en este bendecido día que me diste por regalo. Lo buenos momentos me animaron a culminar todo lo que tenía encargado hasta ahora, y pues, los malos me permitieron ver tu rostro con más énfasis y aprender de ellos, mil gracias Señor.

Gracias por las personas que se cruzaron por mi camino en este día, porque ellas me permitieron comprender un poco más lo que significa el servicio, me enseñaron sobre la paciencia y también sobre tu amor inagotable. Te pido que las bendigas y dejes que sus corazones reposen en tus manos con tranquilidad.

Querido Padre, gracias porque hoy pude estar cerca de mi familia y pude saber más de ellos al compartir buenos momentos y grandes anécdotas. Cuida mucho de su espíritu, sana las enfermedades que a algunos sufren, pero sobre todo, condúcelos por tus sendas de santidad y firmeza en fe.

Gracias también Señor, por las personas que me dedicaron parte de su vida y se tomaron un tiempo para alegrar y encender mi alma, porque con ello me demuestran que tan cerca están de Ti, me dicen lo misericordioso que eres, y lo bien que se siente estar en tu presencia, glorioso eres por siempre Dios mío.

Feliz descanso, si la vida es complicada, pide ayuda a Dios. Abandónate en sus manos y todo mejorará.

Si no fuera por el poder de tu gracia, no habría ninguna explicación ni sentido para mi vida, no tuviera los talentos que me regalas de los cuales hacen que mi autoconfianza aumente, no tuviera a las bellas personas que alegran mis días con su amistad.

Todo lo que Tú permites, mi Dios de poder, que sea eterno. Lo que te ofrezco en mi oración, es todo lo que me queda para estas horas de la noche, no se compara con todo lo que Tú me das, pero lo hago con mucha franqueza y con mucho cariño, Oh Dios maravilloso, todo es tuyo Señor, porque a tu lado nada me falta para ser feliz.

Perdón Señor, por la soberbia que por momentos me dominó, por algunas palabras y pensamientos que ofendieron a mis hermanos, o porque me creí suficiente para hacer las cosas sin tomarte en cuenta.

Envía a tu Espíritu mi Dios, para que tome mi corazón y lo renueve por completo y lo ilumine como el sol que colocas cada amanecer. Lucharé un poco más por permanecer en Ti en los momentos más grises. Bajo tu protección me acuesto y en el Nombre de Jesús, nuestro Señor, Amén.