Oración de la mañana para el 2 de Agosto

Incomparable Señor, muy buenos días, me siento con el corazón contento y la mente más descansada, dispuesto a empezar este día con una gran sonrisa. Gracias bendito Padre por este regalo tan bonito de poder despertar juntos a un nuevo amanecer en tu divina presencia.

Gracias por los detalles imprescindibles que a diario me regalas, desde el aire que respiro, la gama de colores preciosos en el cielo, la sombra de los árboles, la calidez del sol, son privilegios regalados con mucho amor por Ti, pero que muchas veces no valoramos y los dejamos pasar.

Estoy muy agradecido también, porque tengo la dicha de poder ver y compartir con mi familia una vez más, gracias por sus vidas, porque después de Ti, mi Señor, ellos son los seres que más amo, lo más importantes de mi vida

Gracias por la unión que mantienes entre nosotros, porque el amor que siembras, hace que nos miremos como Tú en la mayoría de ocasiones y, porque pese a las diferencias que siempre habrán, los lazos de sangre y cariño fraternos, ayudan a que nos sigamos apoyando. 

Con este despertar, vengo a adorarte mi Dios, a proclamar toda tu hermosura y tu santidad. Que mis alabanzas puedan animar a todos mis hermanos para que tu nombre sea siempre glorioso, porque no dejas a ninguna criatura sin el abrazo de tu bendición. Bendito seas por siempre Padre bueno, mis labios repiten todas tus maravillas y mirando hacia el cielo, elevo a tu altar todo mi cariño, todo mi amor para Ti Señor.

Santo Señor, todas las mañanas me llamas por mi nombre, permíteme reconocer tu voz en los detalles de tu creación.

Hoy tengo la esperanza de que será un día lleno de milagros, de esos que para algunos resulta irrelevantes, pero que para mí elevan mi fe. Dame siempre la necesidad de Ti maravilloso Señor, que lo único que siempre me acompañe sea el tener hambre, sed de tu presencia y mis ganas de permanecer en comunión contigo por siempre.

Gracias por el hogar que me brindas, por las necesidades básicas que cubres, por el pan de cada día, la vestimenta para proteger mi cuerpo de la inclemencias del ambiente, por la salud que me ayuda realizar con bien mis actividades, por el espíritu de confianza. No te alejes por favor Señor, todo resulta bello cuando estás presente.

De manera especial hoy te pido, por el día de las personas que enfrentan alguna enfermedad, para que Tú y sus familias sean el apoyo fundamental para que nunca se rindan y su vida emocional no se derrumbe. Que a pesar de los dolores y el sufrimiento, no dejen de recurrir a Ti, no dejen de buscarte. Abrázalos en tu misericordia siempre Señor.

En este día pongo a tu voluntad todo lo que he preparado alcanzar, espero poder agradarte con todas mis acciones y que así poco a poco pueda tener un espacio en felicidad plena arriba en tu reino. No permitas que el enemigo me corrompa, sé mi fiel escudero querido Padre, te lo pido en nombre de tu Hijo Jesús, Amén.

44 comentarios en «Oración de la mañana para el 2 de Agosto»

Deja un comentario

Recibe cada día el poder de la oración

Don`t copy text!