Oración de la noche para el 28 de Diciembre

Dios de mi corazón, un día más ha llegado a su final y me acerco hasta Ti para darte las gracias porque me cuidaste y me protegiste a lo largo de toda la jornada. Gracias porque desde que inicié hasta que terminé, me regalaste tu sublime compañía para sentirme seguro y amado.

Gracias quiero darte porque, a pesar de cansancio y la fatiga que tengo, siento mucha felicidad, porque siento que estuve bajo tu vigilancia y bajo tu protección. Siento un gran alivio, Padre Santo, al colocarme junto a mi cama y agradecerte por la salud con la que me conservas, sabiendo que hay muchas personas que no tienen esa gracia.

Quiero pedirte que vuelvas constante este momento: el de arrodillarme en mi habitación para comunicarme contigo. Dios bendito que, en esta noche, puedas tomar en consideración todos los planes que dejé inconclusos, para retomarlos el día de mañana con otro ánimo y con muchas más ganas de poder conseguirlos.

Te pido perdón, Dios mío, si es que acaso en el día de hoy cometí algunos errores y fallas que pudieron ofender a mis hermanos, perdón por si algunas acciones no te agradaron y crearon inestabilidad en mis  emociones, si es que acaso hubo momentos donde la duda se apoderó de mi mente y me hizo actuar en contra de mis convicciones.

Oración de la noche para el 28 de Diciembre del 2018
Ya es de Noche. Dios te dice: «Deja que tu FE sea más grande que tus MIEDOS»

Divino Padre celestial, quisiera poder alcanzar tu perdón y misericordia para tener un descanso tranquilo y que pueda reponer mis fuerzas. Soy consciente de que todo lo malo que cometí, lo hice en un momento donde decidí soltar tu mano, porque sé que Tú nunca nos abandonas, somos nosotros quienes decidimos hacerlo. Ten misericordia de mí, mi amado Señor, y concédeme la gracia del descanso nocturno para reanimar mi vida.

Gracias, Dios poderoso, porque sentí que tu mano iba abriendo caminos en medio de la dificultad, gracias porque no permites que me quede solo luchando contra las pruebas, gracias porque me libras de los males y me muestras el sendero que mejor me conviene. 

Te pido que te lleves de mi habitación todo lo malo que pude acumular: preocupaciones, dolores, tristezas y penas. Concédeme la gracia de tener un descanso plácido y lejos de las perturbaciones del enemigo, que él no puede reinar ni en mi corazón, ni en mi hogar.

Dios mío, en esta hermosa noche, te doy gracias porque tengo la confianza de que estás escuchando mi oración, porque sé que  mañana habrá, para mí, un día lleno de bendiciones y lleno de promesas que solo debo tomar. No te separes ni un momento de mi, te lo pido desde el fondo de mi corazón, en el nombre de Jesucristo, nuestro Señor, Amén.

80 comentarios en «Oración de la noche para el 28 de Diciembre»

  1. Jenas noches, Bendito Padre y Dios mío, esta noche, una vez más vengo a Tí, para darte gracias por el día que terminó, gracia s por que como el buen Padre que eres, permaneciste a mi lado, cuidaste de mi y de los míos, nos diste salud, también un techo donde resguardarnos, vestido y sustento, gracias por los sagrados alimentos que pusiste en nuestra mesa y que pudimos compartir en tu Santo Nombre.
    Hoy Divin9 Señor también te pido perdón por los errores cometidos este día, por las ofensas a mi prójimo, por las faltas a tu divina palabra, por todo aquello en que haya desobedecido o no haya actuado conforme a tu palabra.
    Padre Misericordioso de nuevo pongo a mis seres queridos en tus manos sagradas, cuídalos Señor, protégelos líbralos de todo mal, no permitas que caiga en tentación, del enemigo defiéndelos y condúcelos siempre por buen camino, cuida sus pasos donde quiera que vayan dales tu bendición.
    Esta noche reuego me acompañes a la hora de retirarme a descansar al igual que a mis seres queridos, permítenos gozar de un descanso reparador y que podamos recuperar nuestra energías, y limpia nuestra mente de pensamientos indignos o perturbadores que nos impidan conciliar el sueño y si es tu voluntad, concédenos un nuevo amanecer, donde podamos seguir amándote alabándote y sirviéndote en el poderoso nombre de a Jesús, Amén.

Deja un comentario

Recibe cada día el poder de la oración

Don`t copy text!