Oración de la noche para el 12 de Septiembre

Oración de la noche para el 12 de Septiembre

Padre de mi corazón, la noche se acerca nuevamente y quiero ser sincero contigo en esta oración. Quiero primero darte las gracias por dejar que llegue hasta aquí contigo, por dejar que mi familia también me acompañe esta noche, porque con ellos he disfrutado de muchos momentos amenos, porque dejaste que pueda compartir la mesa con ellos y de esta manera también tenerte presente mi Señor.

Con las estrellas alumbrando de manera tenue mi habitación, te doy gracias porque dejaste que pueda terminar muchas responsabilidades que dejé pendientes para este día, porque me permites conocer gente buena y tener un trabajo que me permita llevar un sustento a mi mesa.

Quisiera extenderte mis cargas y todo lo que me aqueja, para que pueda ser convertido en bendiciones para mi vida, toma los momentos que fueron muy duros para mí y el dolor que me dejó. Te las entrego mi Dios, porque en mi desesperación no encuentro mejor lugar en tus manos, Tú tienes el poder de hacer todo más llevadero.

Porque a Ti te lo debo todo mi Señor, cada muestra de cariño, cada palabra de aliento, cada reto y cada lucha, absolutamente todo el para tu gloria, en esta noche me quiero llenar de tu presencia y seguir agradeciéndote por todo lo me dejas vivir y me quieres enseñar para ir puliendo mi personalidad.

Esta noche, descanso mi mente y mi corazón. Fortalece mi espíritu, Señor.

De manera especial quiero darte gracias por los malos momentos que experimenté, porque me cuesta mucho poder aceptarlos, porque por teoría sé que los permites para que yo pueda aprender a mantener mi fe, pero en varias ocasiones siento que el dolor pesa más, es ahí cuando pido tu auxilio Señor, enséñame a ser realmente fuerte y valiente para aceptar todo con los ojos puestos en tu firmamento.

Quisiera pedirte por aquellas personas que se encuentran perdidas, alejadas de tu presencia, por los que no te conoces y toman rumbos en sus vidas que los hace infelices y no pueden salir de ese círculo vicioso. Atiende mis súplicas por favor para que seas rescatados y devueltos a Ti, a tus brazos, pues ellos también son tus hijos.

Libera mi corazón de las ataduras del pecado, soy consciente de que te he fallado y con vergüenza en mi corazón suplico tu perdón, amado Padre. Cúbreme con tu gracias para ya no ser igual que hoy y así ser más obediente en todo lo que tienes destinado para mí, pues deseo hacer las cosa de mejor manera.

Ahora a llegado la hora de cerrar mis ojos y entregarme al descanso. Tómame entre tus brazos piadoso Padre, para que yo pueda conciliar rápidamente el sueño y regocijarme en Ti. Quiero que sepas que todo lo que te digo en mi oración es lo más honesto y es con todo mi cariño, en el nombre de Jesús, Amén.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Don`t copy text!