Oración de la mañana para el 28 de Junio

Eterno y piadoso Señor, buenos días. Nuevamente es de mañana y me levanto con el corazón entusiasmado y agradecido porque una vez más tengo la dicha de estar vivo y de disfrutar de todo lo que hoy me vas a preparar. Gracias por la vida de mi familia, por cuidar sus sueños durante la noche y por el regalo de poder compartir un poco más de sus vidas durante todo el trayecto del día.

Esta nueva oportunidad que me brindas Dios mío, es muy importante para mí. Y quiero aprovecharla para llenarte de honras y alabanzas, porque todo el tiempo eres muy bueno Señor y porque tu amor no tiene límites. 

Querido Padre, esta mañana no quiero emprender la lucha solo, acompáñame Señor y dame un poco de tu paz, para tener la serenidad en el momento de la prueba. 

Gracias por quererme tanto, quiero valorar cada vez más y revolucionar las vidas de aquellos que te buscan dentro de tu amor desmedido. Gracias por no dejarme solo y porque sigo teniendo un techo y tengo cubiertas las necesidades de estas primeras horas. Que nada me falte hasta el final mi Señor, sobre todo tu amor.

Si los planes que quiero realizar no salen a mi favor, enséñame a no perder la calma, que la ansiedad no me consuma y ayúdame a seguir confiando en Ti. Sé que tienes un plan para mí, pero ayúdame a sentirlo por convicción. 

Dios mío, tu nombre es digno de toda alabanza en toda la tierra. ¡PRECIOSO SEÑOR!

Bendice mi hogar y aleja toda desesperanza que quiera tocar mi puerta. Sé el autor de mi libro de vida, quien escriba las mejores historias para mi y para mis seres queridos, que tengan un final feliz a tu lado. Gracias por cuidar de nosotros, por mantenernos unidos pese a las diferentes formas de pensar. 

Hoy te pido por aquellas personas que tienen miedo volver a Ti por distintas razones o distintos dolores. Muéstrales tu verdad, abre sus ojos y sus corazones. Aleja el temor de sus vidas, llena sus almas de esperanza y espíritu de lucha para que cuando vuelvan los problemas, esta vez no se vuelvan a apartar de Ti, no se alejen de tu comunión, ni de tus caminos.

Mi Dios, llena de paz y armonía todo mi ser, dame rectitud para no caer en los placeres efímeros que el mundo ofrece a diario. No permitas que caiga en la rutina, y que ello me arrastre al pecado. Enséñame a vivir y a valorar mi día como si fuera el último.

Con esta oración, quiero dar inicio a este día, con la seguridad de que me has escuchado y que me acompañarás, batallando conmigo y sirviendo a mis hermanos con un amor único. Toma todos mis planes y mis proyectos, en tus manos es mejor, en el nombre de Jesús, Amén.

41 comentarios en «Oración de la mañana para el 28 de Junio»

Deja un comentario

Recibe cada día el poder de la oración

Don`t copy text!