Oración de la mañana para el 28 de Febrero

Bendito Padre, me despierto con mucha alegría, mis ojos se abren y pueden contemplar, una vez más, tu hermosa creación. Esta mañana quiero ponerme a tus pies para darte gracias por este hermoso regalo que es vivir. Gracias porque te conviertes en mi amigo, porque eres mi fiel compañero y porque eres mi protector de todo mal.

Adorado Señor, no tengo palabras que decirte, no tengo frases para describir lo grande y majestuoso que eres, reconozco que mi alabanza no alcanza para encerrar todo lo que tu representas para mí, pero aún así quiero elevarla hacia Ti y ponerlo bajo tus pies, que es el lugar más alto donde puedo estar.

Gracias divino Señor, porque me despierto con muchos ánimos de disfrutar este día, porque empezaré con la esperanza de enmendar mis errores y de corregir lo que ayer hice mal. Pongo todos los planes que tengo para hoy bajo tu mirada, para que puedas tomarlos en consideración y así concederme tu favor según lo que yo pueda necesitar y en el momento que lo pueda necesitar.

Lléname de paz, Dios piadoso, dame esa tranquilidad que se necesita para saber interpretar lo que quieres para mí, dame la posibilidad de convertirme en alguien que pueda llevar tu mensaje a las personas que más lo necesitan mediante mi testimonio de vida. Señor, quiero ser un buen siervo tuyo, que lleve amor donde lo necesitan en demasía.

Esta mañana quiero pedirte por mi familia, para que les vaya bien en todo lo que emprendan y todo lo que tengan planeado. Te pido que no olvides las dificultades por las que están pasando y que le des la posibilidad de solucionar los problemas pendientes que tienen. Te agradezco porque, a pesar de todo, nos mantenemos unidos, oramos juntos, compartimos juntos y nos preservas con salud. Que este día siga siendo así y que tu mando protectora no se quite de sobre nosotros.

Oración de la mañana para el 28 de Febrero
Mi Dios, En tu gran amor, olvidas mis culpas, me bendices en cada momento y limpias las manchas de mi corazón.

Derrama tu misericordia sobre aquellos que no tienen el privilegio de conocerte, sobre las personas que han optado por seguir otras rutas que las alejan de Ti, por aquellos que han descuidado su parte espiritual por dedicarse a las cosas del mundo.

Ilumina sus corazones, buen Dios, y aparta de ellos toda sensación de tristeza, de envidia y desesperanza, que comprendan que nadie los olvida y que siempre serán bienvenidos a la casa del Padre.

Gracias Dios por el día que me concedes, gracias porque estás presto para vigilar mis acciones y socorrerme cuando necesite de Ti. Señor, enséñame a ser mucho más humilde, a saber reconocer cuando me equivoco y a saber pedir perdón a las personas que he ofendido, solamente así podré crecer espiritualmente y como tu siervo, mi Dios.

Mi buen Dios, empezaré mi día confiando en Ti, deposito toda mi fe en Ti y en tu divina Providencia, Cuídame y protégeme de todo mal, no permitas que caiga en las perturbaciones del enemigo y envuélveme con tus brazos de amor en este día que dará inicio. Todo esto te lo pido en el nombre de Jesús, nuestro Señor, Amén.

86 comentarios en «Oración de la mañana para el 28 de Febrero»

Deja un comentario

Recibe cada día el poder de la oración

Don`t copy text!