Oración de la mañana para el 11 de Mayo

Bendito Dios de paz, esta mañana como de costumbre empiezo el día en tu presencia, es lo primero que mi ansioso corazón desea hacer. Lo hago con una alegría que embarga todo mi cuerpo, porque has ido escuchando cada oración que eleve al cielo para Ti. 

Esta mañana, grandioso Padre, quiero poner todos mis planes a tus pies para que los tomes en cuenta con tu infinito amor y cumplas los deseos que tengo por cada uno de ellos. Toma el control mi Señor de todos mis proyectos, guiando siempre mis pasos hacia tu voluntad con la gran luz de tu misericordia, que seas Tú quien disponga de todas mis cosas bajo tus preceptos.

Me alegra saber Señor, que soy lo más importante para Ti, porque en mi debilidad me llamas por mi nombre y apellido, sin importar cuantas veces te he fallado o caído. Gracias te doy porque ves más allá de ello, fijas tu mirada en mi alma y me haces sentir una bella persona a pesar de lo  malo.

Cada despertar en este amanecer es precioso, es un regalo que aprecio mucho. Ayúdame a valorar todo lo que haces por mi y a mantener la alegría y la ilusión, gozando de cada segundo de todos lo momentos, aprovechando el tiempos que me regalas para mi familia y para mis amigos. 

Este cielo azul que creaste, se presta para alabarte y darte honra a tu nombre. Sé que no soy digno de que entres en el hogar de mi espíritu, ni que me otorgues tantos dones, sin embargo tu amor todo lo hace hermoso y lo entrega sin esperar nada a cambio. 

Padre mío, si tu no estás conmigo, nada puede importar. Te necesito para hacer de mi vida, un mejor lugar.

Tengo todo lo que necesito para ser feliz y por eso, te sigo dando gracias Señor, porque no hay fortuna terrenal que se compare con lo enriquecedor que es tu amor extremo, porque lo entregas todo, absolutamente todo. Gracias porque apartas de mis pensamientos todo tipo de maldad, de envidia y perversión que pueda dañar mi vulnerable corazón.

Dame el valor para hacer frente a las adversidades, la sabiduría para tomar buenas decisiones y la suficiente razón para reconocer los momentos que no me convienen. Protege cada paso y ponme a salvo en cada lugar que esté. Sé mi vigilante eterno y ven a mi auxilio cuando te necesite.

No desampares a este hijo que te trata de buscarte siempre mi Señor, a este hijo que quiere hacerte sonreír y amarte cada vez más, devolviéndote lo poco que puede dar ante lo mucho que recibe de tus manos. Pido que me otorgues tu perdón, Padre bueno, por cada falta que pueda cometer, por las fallas o las dudas que pongan en riesgo mi fe y apartar mi corazón de tu presencia.

Mira con misericordia cada petición que te entrego Señor misericordioso, dame la certeza de que tendré un día lleno de salud y de provecho. No te apartes de mi en ningún momento Padre, porque no sé que podría hacer sin Ti, te lo pido con fervor en el nombre de Jesús, Amén.

49 comentarios en «Oración de la mañana para el 11 de Mayo»

Deja un comentario

Recibe cada día el poder de la oración

Don`t copy text!