Oración de la mañana para el 7 de Noviembre

Bondadoso Señor, un día más llega a mi vida con la dicha y la alegría de saberme bendecido por Ti. Qué grande y buena es tu misericordia para con tus hijos, mi Dios, pues después de una noche con tu compañía, abro mis ojos y veo el regalo más precioso que pudiste darme frente a mí: la vida en este nuevo amanecer. Gracias, Padre bendito, por tu amor, por tu gracia y porque en estos momentos tomas mi oración.

No quiero iniciar ninguna de mis actividades de este día, Señor, sin ponerme en tu presencia, pues eres mi Padre y necesito hablar contigo, necesito contarte a Ti mis preocupaciones y dejarlo todo en tus manos, pues mis cargas y angustias son también las tuyas. Te entrego hoy mi corazón, Padre celestial, para que Tú trabajes en Él y lo hagas según sea tu voluntad.

También quiero aprovechar esta oración, Dios de mi vida, para darte las gracias por tu compañía y protección durante la noche. Gracias, mi amado Señor, porque me permites tener un techo que me proteja del frío, porque me permites tener alimentos sobre mi mesa y abrigo sobre mi cuerpo. Gracias, mi Señor hermoso, porque aunque no tengo grandezas económicas, tengo lo justo y necesario para vivir y ser feliz.

Gracias también, Señor santo y perfecto, por la vida de mis familiares, amigos y todos mis seres queridos, incluso de aquellos, que por razones de trabajo o diferentes motivos, se encuentran lejos de casa, por favor únenos a la distancia con tus lazos irrompibles de amor y comprensión, para que juntos, cada uno desde su respectiva realidad, podamos salir adelante sin temor, convencidos de que Tú vas a nuestro lado.

De manera muy especial, mi Dios hermoso, quiero en este día pedirte que tomes la salud de todas aquellas personas que en estos momentos se ven resquebrajadas por una enfermedad, por mis familiares enfermos y por todos aquellos que me rodean, por favor Señor bendito, posa tu mano misericordiosa y poderosa sobre ellos, sobre su dolor y cúralos, Padre bueno, tómalos según sea tu voluntad.

Oración de la mañana para el 7 de Noviembre
Amado Padre, qué alegría despertar y gozar desde temprano de cada una de tus bendiciones.

Tú eres el médico por excelencia, Señor bendito, mis esperanzas y las esperanzas de cada uno de tus hijos están puestas en Ti y estoy convencido que no nos dejarás solos, aunque la enfermedad se incremente, aunque el dolor sea muy fuerte, yo sé que solo Tú puedes darnos la paz verdadera que tanto anhelamos y confiamos en que actuarás en tus propios tiempos y siguiendo tus designios.

Desde ya quiero darte gracias, Padre amoroso, por mi vida y la vida de todas las personas que estás tocando a través de mi oración. Gracias, Señor maravilloso, porque en este día tu luz brillará sobre mí y todos los míos. Yo quiero alabarte con todo el corazón, exaltar tu nombre y proclamar tus grandezas, pues no existe nombre sobre tu nombre, porque eres el Rey de Reyes y el Señor de Señores.

Acompáñame mi Dios a lo largo de este día, oriéntame en las actividades que realice, abre puertas y crea caminos donde solo hay obstáculos, mi Señor. Borra de mi corazón todo rastro de resentimiento, odio y falta de amor y pon en su lugar comprensión, alegría y sobre todo, amor. Pongo mi vida entera en tus manos, pues sé que no hay mejor lugar en el que pueda abandonarme.

Cuídame de los peligros a los que pueda enfrentarme hoy, mi buen Señor, llévame sano y salvo a casa para poder reencontrarme con las personas que amo y así poder compartir un momento agradable. Gracias por escucharme, Señor y gracias, porque sé que no solo escuchas, sino también actúas. Todo esto te lo pido y agradezco en el nombre de Jesús, Amén.

100 comentarios en «Oración de la mañana para el 7 de Noviembre»

Deja un comentario

Recibe cada día el poder de la oración

Don`t copy text!