Oración de la noche para el 11 de Septiembre

Oración de la noche para el 11 de Septiembre

Padre Celestial, la noche ha llegado nuevamente y comienzo a encender las luces de mi corazón para conversar contigo. Gracias Señor, por haberme dado un día de mucho provecho para mi vida, porque en todo lo que hice, estuviste presente y me diste el regalo de poder compartir con mi familia y protegernos hasta ahora.

Gracias bendito Señor, por cuidarme y no dejarme solo, por velar por mi seguridad y ahora he podido regresar con bien a mi casa, por todo lo que hoy pude vivir, porque tuve muchas experiencias, las cuales me brindaron muchas enseñanzas y me permitiste cumplir mis objetivos y así poder sentirme realizado.

Te doy las gracias hermoso Padre, porque pese a mis constantes errores, siempre estuviste dispuesto a ayudarme, a brindarme todo tu apoyo incondicional. Gracias por mantener con bien a mi familia, porque a través de ellos me brindas todo tu amor desmedido y en ellos puedo verte también.

Padre misericordioso, muchas gracias por la oportunidad laboral que me brindas, porque en ella puedo mejorar mis habilidades y ser más responsable, también con mis logros, puedo llevar alimento para compartir en mi mesa con los míos. Gracias por darnos todo lo que realmente necesitamos, me siento muy rico en amor y bienestar.

Esta noche, háblame en mis sueños y dale dirección a mis pasos. ¡CUÍDAME SEÑOR!

Hoy mi Señor, te doy gracias por las pruebas que has puesto en mi camino, porque me ayudan a fortalecer mi fe y no perecer en la comunión que tengo contigo, porque extendiste tu mano para que yo me sienta a salvo bajo tu manto protector. 

Aléjame de todo lo que quiera endurecer mi corazón, de las tentaciones que quieran perturbar mi mente y te quieran lastimar. Sé mi fiel guardián Señor, para que cuando la duda o el dolor llegue, yo no deje de seguirte ni de confiar en tu Palabra que siempre es fiel, en Ti me refugio Dios mío.

Que la oración nos ayude a resolver nuestros inconvenientes, nos muestre la salida a nuestras dudas, nos enseñe a perdonar rápido y también nos enseñe a tratarnos siempre con comprensión y mucha ternura.

Ahora mi cuerpo necesita de tu reposo Señor, recuesto mi cabeza en tu hombre para llenarme de paz y de las energías que necesitaré para mañana. Buenas noches amado Dios, en el nombre de Jesús, Amén.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Don`t copy text!