Oración de la noche para el 10 de Septiembre

Oración de la noche para el 10 de Septiembre

Bendito y poderoso Padre, en esta noche permíteme darte todo mi cariño, mi amor y mi gratitud por medio de esta pequeña oración. Porque sé que estuviste presente en todo lo que hoy vivo y hoy no fue la diferencia mi Dios, gracias por no alejarte de mí pese a mis defectos. Gracias por enviar a tu Santo Espíritu para que me acompañe y me instruya durante toda esta jornada.

Estuviste tan presente en los abrazos de mis seres más queridos, incluso en los de personas desconocidas, en la bendición de mi madre al salir de mi casa, en las sonrisas que comparto con mis hermanos y en el consuelo de mis grandes amigos, has estado reflejado en cada uno de ellos, gracias por tanto amor.

Gracias mi Dios, porque esta noche tengo un lugar seguro donde regresar de mis actividades, porque una de tantas bendiciones es la de poder realizar todas mis labores, con plena libertad y sin estar expuesto a los peligros que puedan existir. Muchas gracias Padre, porque tu misericordia no conoce de límites para mí y todos tus hijos.

No te has olvidado de mí y con cada detalle, me recuerdas que estoy escrito en la palma de tus manos y que siempre tendrás algo hermoso para mí, pese a mis errores y faltas, Tú me amas en verdad. Gracias por olvidar mi pasado y darme las respuestas que mi corazón interrogaba a diario.

Feliz descanso, Dios está contigo en todo momento, en la suavidad de la noche y en la claridad de la luna, lo encontrarás.

Sé que estás dispuesto a escucharme y ser paciente en todo lo que te comparta, es por ello que te pido que mis problemas no te sean ajenos esta noche mi Dios, pues ello es lo que tanto me cansa emocionalmente y hoy oro con todo el fervor para que puedas atenderme y mostrarme alguna luz que pueda desaparecer las tinieblas por las que paso.

Esta noche, coloco en tus manos todo lo que me aflige, lo que me da temor y no me deja avanzar, para que puedas darme el descanso que necesita mi alma, siento no más poder, mi Señor. Te pido que pueda aprovechar las horas después de esta oración para conciliar rápidamente el sueño y así levantarme con una visión más animada.

Te suplico adorado Padre, que esta noche puedas cuidar de todas las personas que sienten la misma aflicción que yo o aún peor, que están abandonados en las calles y ese es su único lugar de refugio y vida, para que tengas misericordia de ellos y los acojas en tu amor. Toca los corazones de las familias de estas personas, para que puedan entender que necesitan de ellos y así les abran las puertas de sus hogares.

Toma Padre eterno mi vida, unida a todo lo que soy y más amo, para que puedas considerarlo y así brindarme un descanso completo, pues necesito mucho de Ti, mi Señor, no quiero hacer más que refugiarme en tus brazos y no irme jamás, te lo pido en nombre de Jesús, Amén.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Don`t copy text!