Oración de la noche para el 7 de Septiembre

Oración de la noche para el 7 de Septiembre

Grandioso Señor, le noche nuevamente se asomas por mi habitación y me siento tan dichoso de poder llegar hasta ahora. Gracias por el sol que disfruté de su calor por la mañana, por darme una familia que me quiere tanto, por el trabajo y el pan que no nos falta nunca.

Te doy gracias mi Señor, por todos los bellos momentos que me has dejado vivir, aquellos que me dibujaron sonrisas en el rostro. También te agradezco por aquellos que fueron malos pero de los cuales tengo mucho que aprender.

Gracias por dejarme escuchar la risa de mis hijos al jugar, los consejos de mi madre, por darme un hermoso hogar y una cama que me recibe para reposar mi cansado cuerpo.

Bendito Padre, gracias por seguir conmigo, por ir a todos lados como un fiel amigo, por cuidarme y darme tu bendición. Gracias por no dejarme solo durante las pruebas, por luchar conmigo y salir victoriosos ante mis enemigos, que quieren perjudicarme, pues Tú eres quien le da firmeza y seguridad a mi vida.

Feliz noche, descanso confiando en Ti con la certeza de que me darás un nuevo despertar.

Coloco en tus santas manos, la vida de cada uno de mis familiares, para que sean resguardados por Ti, los ilumines todos los días con tu presencia y se llegue a cumplir tu voluntad en ellos. Deseo con mucho fervor, que la luz de tu paz y misericordia, acabe con todas las tinieblas y los guíe por el camino correcto.

Con la certeza de que mañana será un día muy bendecido, te pido que lo llenes de mucho trabajo y responsabilidades, te pido que nos cuides querido Padre, ayúdame a tomar las mejores decisiones y hacer las cosas de manera correcta, pues te doy mi pasado, mi presente y mi futuro te lo entrego con todo amor Señor.

Te pido que por favor estés atento a mis oraciones, quédate esta noche oscura a mi lado y cobíjame entre tus brazos, es el único lugar donde me siento seguro, con tu abrazo renueva mi vida entera con tu amor y repara mi cansado cuerpo. No deseo nada más que estar en tu presencia y permanecer todo el tiempo que sea necesario.

Gracias por elegirme como tu hijo. Dame al dicha de poder recostarme con tranquilidad y levantarme el día de mañana para volver a abrazar con cariño a mi familia, para servirte con mayor humildad y hacer las cosas mejor que hoy. Todo esto te lo pido de todo corazón y en el santo nombre de tu Hijo Jesús, Amén.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Don`t copy text!