Oración de la mañana para el 30 de Junio

Señor de mi vida, esta mañana inició mi alma a la oración y de rodillas, quisiera una vez más agradecerte todo el amor que infundes en este mundo, pese a las cosas malas que hacemos a diario. Gracias por este amanecer donde mis ojos te contemplan y el aire vuelve a viajar por todo mi ser.

Esta mañana, llena todos los vacíos de mi corazón con tu compañía, así como en la noche anterior estuviste conmigo para poder descansar con calma y reponer energías a mi cuerpo, para hacer todas las cosas que me lleven hacia todos mis objetivos.

Te doy las gracias, porque tu misericordia no tiene límites y porque a comparación de mis fallas, son minúsculas. Engrandece mi alma ante tu presencia bendito Padre, y dibuja en este nuevo amanecer, nuevas sonrisas, alegrías y experiencias que me impulsen en todo momento a ser un hijo agradecido.

Quiero que sepas, que esta mañana necesito de Ti, de tu majestuosa bondad para que todos mis planes marchen por buen camino. Ilumina con los rayos del sol esta nueva ruta hacia la santidad que preparaste, donde el amor, la misericordia y la paz sean los principales protagonistas.

Hermoso Señor, gracias por los talentos y los dones que me regalas para descubrirte más dentro de ellos. Enséñame a ser instrumento de tu amor una vez más, para que mi vida sea un testimonio viviente de tu palabra. Concédeme la sensatez y la sabiduría para dar soluciones favorables ante la dificultad.

Mi buen Señor, libra mi alma y sálvame de los problemas que aparezcan en la vida.

Mira cuidadosamente cada paso que pueda dar y envuélveme en tu amor Señor, para que todas mis acciones sean bien intencionadas y al final agraden en tu reino. 

Permíteme disfrutar con calma, todos los momentos que pueda compartir junto a mi familia y las personas que más quiero en este mundo. Y que de cada momento vivido, yo pueda sacar una lección para pulir la esencia de mi personalidad y de mi espíritu. 

Bríndame, Oh Padre, tu divina paciencia, para no desesperarme y tomar con tranquilidad todas las cosas que provienen de tu mano, porque tu lógica siempre es diferente a la de nosotros. Que pueda entender hasta el final, que tu voluntad va primero, antes de cualquier deseo que uno pueda tener, porque todo lo haces bueno Señor y mi vida una vez más es tuya, aquí y ahora.

Santo Padre, Rey del universo, recibe esta oración con todo lo que Tú pusiste en mí, con mis ganas de seguir luchando, con mis miedos y todas mis miserias. Dame un día muy bendecido y lleno de Ti, para marchar con la seguridad plena de que me prestas atención y me librarás del mal, en el nombre de Jesucristo, Amén.

51 comentarios en «Oración de la mañana para el 30 de Junio»

Deja un comentario

Recibe cada día el poder de la oración

Don`t copy text!