Oración de la mañana para el 28 de Septiembre

Amado Señor, quiero agradecerte por el nuevo día que me regalas. Hoy quiero entregarte mi corazón, lo dispongo para Ti. Quiero aprender nuevas cosas solo por tu gracia, mi Dios, renuévame en tu amor y fórjame como barro entre tus dedos. Camina a mi lado hoy, Padre de bondad y haz que este día sea fructífero en tu santo nombre.

Gracias, mi Dios, porque el día lo hiciste para mí, porque el hecho de poder despertarme ya es un milagro tuyo. Porque me permites disfrutar de mi familia, de mi trabajo, de mis estudios, de mis actividades diarias. Gracias porque tengo lo necesario para ser feliz y porque nunca te olvidas de mí. Gracias por tu infinita misericordia, Señor.

Ayúdame a alcanzar mis anhelos, a conseguir mis metas, a siempre ser agradecido con todos y a ser humilde para aceptar mis errores. Hazme mejorar día a día y corrige mis fallas; dame la sabiduría para enmendar mis errores y la capacidad de renovar mi vida.

Conoces lo más profundo de mi ser, conoces mis emociones, mis fuerzas y mis debilidades. Dame la serenidad para pensar y la tolerancia para compartir momentos con todas las personas que me rodean. Ayúdame a mirar con amor a los demás y a poder ver en sus rostros, tu imagen y semejanza.

Tú lo sabes todo, sabes de ese problema que me aqueja y que me trae muchas preocupaciones, sabes de aquella duda que me atormenta y de aquella tristeza que me decae, tómalas mi Señor, te las ofrezco. Sabes de mi situación adversa, de mis problemas y dificultades, te las entrego a Ti, Padre bueno. Aliviana mi carga, Señor y no permitas que caiga derrotado.

Oración de la mañana para el 28 de Septiembre
Señor ayúdanos a perdonar y a pedir perdón a todo aquel que hayamos ofendido. Amén

Ayúdame siempre a experimentar tu misericordia, Señor, a ser como Tú. Ayúdame a perdonar los errores de mis hermanos y a tratar de ser una solución a su carga. Manifiesta tu misericordia mediante mí y úsame para poder comprender a los demás. Que ellos sientan que no deben temer, ni sentir vergüenza, porque eres un Dios bueno y estás presto siempre a recibirlos.

Protege a mi familia, que salgan y regresen al hogar gozando de plena salud. Que sus actividades den frutos agradables a Ti, mi amado Señor. Reúnenos siempre con amor, con esperanza y alegría. Nunca nos desampares, provéenos un plato de comida en nuestra mesa y permítenos compartirlo con amor. Escucha siempre las súplicas de los míos porque te necesitan tanto como yo.

Hay mil motivos para agradecerte, mil motivos para alabarte y mil motivos para reconocer que eres el único camino correcto para mi salvación. Eres grande y misericordioso, siempre tengo que agradecerte porque escuchas mis oraciones, porque he aprendido que tus tiempos son perfectos y porque no dejas que mi fe se haga vacía, Señor. Siempre aumenta mi fe y restaura todo lo que en mí se va desgastando. Dame ánimos y entusiasmo para vivir los días que me regalas, como el día de hoy.

Permanece a mi lado, Padre bueno, hoy y siempre. Protege mi vida y la de todos los míos, amado Señor. Libérame de los males que puedan perseguirme y permíteme gozar de tu amor, de tus bendiciones y tu alegría. Todo esto te lo pido en el nombre de Jesús, tu Hijo y Señor nuestro, Amén.

122 comentarios en «Oración de la mañana para el 28 de Septiembre»

Deja un comentario

Recibe cada día el poder de la oración

Don`t copy text!