Oración de la mañana para el 25 de Diciembre

Bendito Señor, una nueva mañana se levanta por encima de las nubes y puedo despertar dándome cuenta de las maravillas que Tú haces a diario en mi vida. Hoy despierto feliz, mi amado Señor, porque aunque siempre hayan contratiempos en la vida, Tú me das una nueva oportunidad para luchar por mi felicidad y poder así alcanzar mis sueños, Señor.

En esta preciosa mañana que Tú has hecho, Señor, todas tus criaturas se deleitan en tu presencia, pues no hay nadie más digno y poderoso que Tú, Padre celestial. No sabes cuan agradecido me siento contigo, pues tú siempre provees mis necesidades, me permitiste tener un descanso reparador, tener un techo bajo el cual cobijarme, un plato de comida en mi mesa y sobre todo, personas que amo y me aman, como es mi familia, mi Dios.

Gracias Señor por bendecirme de gran manera poniendo a las personas correctas en mi camino. En este nuevo día, quisiera encomendarme a Ti y pedirte que tu bendición, tus gracias y ese amor que tienes para mí, se mantengan conmigo a lo largo de todo este día. Por favor, cuídame de los peligros del mundo y guárdame de la envidia, del odio y el resentimiento.

Quiero poner en tus manos también, mi amado Señor, la vida de todos y cada uno de mis familiares, amigos y de todos mis seres queridos, pues sé que al igual que yo, ellos necesitan de Ti mucho más de lo que se imaginan. Danos la sabiduría necesaria para tomar las mejores decisiones, la templanza, para no dejarme embargar por sentimientos negativos y la alegría que siempre es necesaria en mi día a día.

Hoy quiero vivir mi vida con entusiasmo, con alegría y lleno de pensamientos optimistas. Yo sé que estás conmigo, Padre de mi vida, yo sé que estás procurándome y conduciéndome por las sendas de la abundancia, de la prosperidad y la felicidad que solo puedo encontrar en Ti, mi buen Señor.

Oración de la mañana para el 25 de Diciembre
Padre bendito, quiero entenderte, descubrirte y conocerte. Me abandono ante Ti, mi buen Señor.

Permíteme ser un instrumento de tu amor y de tu bondad, Señor. Que pueda ser yo testimonio de tu presencia viva en los corazones de cada uno de tus hijos. Ayúdame a ser humilde, a prestarle ayuda a quien más lo necesita y a transmitir tu amor a través de un abrazo, una sonrisa y unas palabras de aliento para el que se encuentra abatido.

Yo confío en Ti, mi Señor hermoso, y sé que Tú tienes un plan que lleva mi nombre. Por favor, en este día ayúdame a descubrir aquello que quieres para mi vida, a poder seguir el camino correcto y a tener la mirada puesta solo en Ti, mi único y verdadero Señor, digno de toda alabanza, de todo honor y de toda gloria, por siempre y para siempre.

Ayúdame a realizar todas mis actividades de este día con éxito, Padre celestial, ya sea en los quehaceres de mi casa, en el trabajo, en la escuela y en todo lugar al que me dirija. Cuídame y llévame con bien a cada uno de mis destinos, ayúdame regresar sano y salvo a casa y permite que pueda reencontrarme con mi familia al terminar el día.

Desde ya te doy gracias mi Señor, porque sé que estás atento a mi oración. Gracias por escuchar, por protegerme y por no desampararme ningún día de mi vida. Me quedo contigo, teniendo la confianza de saber que Tú vas a mi lado a donde sea que yo vaya. Todo esto te lo pido en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Amén.

81 comentarios en «Oración de la mañana para el 25 de Diciembre»

Deja un comentario

Recibe cada día el poder de la oración

Don`t copy text!