Oración de la mañana para el 18 de Julio

Oración de la mañana para el 18 de Julio

Divino Señor, muy buenos días. Hoy despierto con el corazón encendido como el sol que hoy plasmas en tu cielo, y lo primero que quiero hacer es darte gracias por la nueva mañana que pones ante mis ojos. Gracias por un día más de vida, por la bendición de poder disfrutar las primeras horas del día contigo, porque siempre llenas mi alma con tus detalles.

Quiero aprovechar cada instante que tenga que vivir, ya sea bueno o malo, cada experiencia vivida no pierde su esencia si lleva tu mano como bendición. Hoy tengo los ojos llenos de esperanzas para ver todas tus obras maravillosas mi Señor, tengo la ilusión que será un estupendo día.

Padre bueno, gracias porque me has permitido tener un hogar seguro, donde puedo ir y venir con tranquilidad, sin temor a la exposición que el peligro ofrece, porque he podido descansar bien durante la noche. Gracias mi Dios, porque mi familia está acompañándome en esta mañana, porque los puedo abrazar y llenar de cariños. 

Aprovechando este hermoso encuentro contigo, te quiero encargar todo lo que hoy tengo planeado junto a mis interrogantes, mis emociones y pensamientos, para Tú los manejes como sabes hacerlo, pues Tú Señor, sabes lo que realmente es mejor para mi vida, lo que verdaderamente me hace feliz.

Deseo Dios mío, que todo lo que haga y perciba me recuerde a Ti, para poner el rumbo fijo que has trazado para mí. Me entrego a tus manos para ser tomando como un siervo tuyo, como instrumento de fidelidad y amor fraterno y así, llegar a los corazones de los hermanos más necesitados de Ti.

Precioso Dios, esta oración es para Ti con mucho amor, encamina mi vida por el sendero de la verdad.

Enséñame siempre a poder apreciar todo lo que me regalas Señor, a valorar cada cosa que haces por mí, desde la creación hasta  el trabajo que me permites realizar. Guíame en este día Señor, para no perder el ritmo por si alguna complicación surja en el camino, devuélveme de inmediato si es que tropiezo y sé el sol de mis mañanas siempre.

Inunda mi ser con tu Espíritu, para poder hacer las cosas con prudencia, para emplear con rectitud todos los talentos que me brindas, que ninguno se quede oculto por vergüenza o desánimo. Que mi corazón sea valiente para ir contra las cosas negativas que el mundo siempre entrega de manera tan astuta. Toma mi mano Señor, me siento más seguro contigo.

Si al pasar las horas, los planes que tengo me salen en contra, ayúdame a no entrar en conflicto conmigo, no dejes que la ansiedad me gane o la desesperación destruya todo lo bueno que ido formando de a pocos. 

Envuelto en tu gracia empiezo este día, con la seguridad de que podré lograr todo bajo tu voluntad y que estoy siendo escuchado con mucha atención por Ti. Gracias mi buen Padre, a Ti la gloria y honor por siempre, en el nombre de tu Hijo Jesús, Amén.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Unidos en Oración © Todos los derechos reservados
Unidos en Oración
Left Menu Icon