Oración de la mañana para el 11 de Agosto

Oración de la mañana para el 11 de Agosto

Padre de infinita dulzura, hoy tengo un nuevo amanecer muy resplandeciente, que refleja una gran oportunidad para ser feliz en tu presencia. Gracias por este primer regalo que me das al empezar este día. Porque no hay nada que se compare con la belleza de tu creación mi Señor, y ahora con esta pequeña oración, quiero consagrar mi vida en este día.

Hoy mi Dios, quisiera que mi boca proclame tu alabanza, porque dentro de mi solo salen palabras de agradecimiento por todo lo que haces y seguirás haciendo en mí. Dirijo hacia tu presencia toda la gloria y el honor mi Dios, quiero alcanzar toda la fe que sea necesaria para vivir de acuerdo a lo que Tú me has encomendado en tu voluntad.

Gracias porque mi mente y mi cuerpo están listos para seguir siendo un buscador tuyo. Enséñame Señor, a poder vivir de tal manera en que seas Tú quien habite en mí y así tu amor se pueda reflejar en los corazones más sediento de Ti.

Deseo que esta mañana, sea de mucho provecho Señor, donde yo pueda reconocerte en todo lo que pase por mis sentidos. Que pueda percibirte en los detalles de tu creación, en los amigos que me ofrecen un abrazo sincero y en los que sufren penurias y vacíos.

Gracias por el espacio tan acogedor que me brindas, porque tengo un hogar seguro para volver sin problemas, por el desayuno que me brindas a diario que me ayuda a reponer mis energías para hacer todo lo que tengo planeado, por la vestimenta, el trabajo y los estudios que me forman en conocimientos y madurez.

Dios precioso, cada mañana agradezco todo lo que me permites disfrutar. Eres todo para mí.

Permite querido Padre, que tu misericordia inunde mi vida, para que lleno en tu Espíritu Santo, pueda glorificar tu hermoso nombre con mis acciones en gozo y entusiasmo. Que mi alabanza sea la mejor melodía para tus oídos y mi gratitud lo mejor para tus ojos. Te encargo la vida de aquellos que se levantaron sin ánimos, para que sus corazones sean sanados por Ti.

Hoy también quisiera pedirte de manera especial, por las personas que son complicadas, aquellas que me hicieron daño con alguna palabra o acción y de los cuales debería querer un poco más. Ayúdalos a que puedan encontrarte y mirarse en el interior, saber que son tus hijos y cambiar sus actitudes. 

Quiero caminar seguro contigo mi Dios de poder, que mi fe sea el escudo indeleble de mi vida, enséñame a permanecer en Ti en todo momento, sobre todo cuando las cosas no me salen como las espero. Cuídame mucho Señor, vigila con atención cada paso que de, para sea con rectitud y firmeza.

Aleja de mí Señor, todo lo que no me genere paz, lo que me lleve a actuar con egoísmo y rencor. Que el maligno se aleje de mi vida y de los que más quiero por favor. Todo ello te lo pido con mucha honestidad en mí y en el nombre de tu Hijo Jesús, Amén.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Unidos en Oración © Todos los derechos reservados
Unidos en Oración
Left Menu Icon