Oración de la mañana para el 3 de Noviembre

Amado Señor, hoy me acerco hasta Ti solo con una palabra en mi corazón: GRACIAS. Gracias, mi Señor adorado, por permitirme vivir un día más en tu presencia, gracias porque tu amor y tu misericordia se derraman sin límites sobre mi vida. Gracias porque aclaras mis dudas cuando estoy confundido, me das fortaleza cuando estoy triste y me regalas la esperanza de saber que siempre estarás a mi lado.

Gracias, mi Dios incomparable, porque en esta mañana puedo sentir todas tus gracias y bendiciones, porque me doy cuenta de lo afortunado que soy al saberme hijo tuyo, pues Tú me cuidas de todos los males, me proteges de los peligros del mundo y me favoreces con aquellas cosas que tanto necesito.

Como no voy a darte las gracias, Padre celestial, si Tú eres el capitán de mi barca, pues diriges mi rumbo contra viento y marea, aplacas la ira del mar de problemas que a veces sobreviene sobre mí y calmas la tempestad cuando siento que ya no puedo más.

Gracias, Dios bendito y eterno, porque solo junto a Ti puedo ser feliz. Hoy quiero proclamar tu grandeza y solo palabras de júbilo y alabanza tengo para Ti porque eres incomparable, porque eres tan bueno y misericordioso, que aún cuando paso por diferentes problemas, puedo sentir tu amor reconfortándome.

Sé mi guía y mi constante compañía hoy, mi Señor y sobre todo, que siempre se haga tu voluntad. Cada cosa que voy a realizar hoy, la dejo en tus manos, ya sea los quehaceres de mi hogar, mi trabajo, mis estudios, a mi familia, amigos y todos mis seres queridos, por favor bendícelos.

Oración de la mañana para el 3 de Noviembre del 2018
Dios míos, cuida mi boca de palabras hirientes y egoístas.

Y si en algún momento de este día, mi Señor, mis fuerzas se ven perdidas, ven Tú a reconfortarme. Coloca en mí aquellas ganas de salir adelante, aquel entusiasmo por vivir un día lleno de tu amor, que pueda ser optimista y dejar atrás los pensamientos negativos, pues quiero ser libre de poder creer y tener la convicción, de que Tú vas delante de mí, como escudo protector de todo mal e injusticia.

Cuídame a mí y a todos los que amo, de cuanta maldad pase en el mundo, Señor. No permitas que nos hagan daño, que seamos timados o víctimas de abuso, toma nuestras vidas en tus santas manos y guárdanos como esos hijos tuyos que somos.

En este día, Dios victorioso, quiero pedirte también, con mucha fe y esperanza, por todas aquellas personas que no te conocen y por las que no quieren hacerlo; por aquellos que viven sin fe, en medio de problemas y adicciones, aquellos que sufren enfermedades físicas o mentales, por las víctimas de violencia y por tanto hijo tuyo que está en el mundo sin sentir tu amor, Señor, abrázalos y ayúdalos a volver a Ti, Padre misericordioso.

Gracias, una vez más mi Dios, por estar conmigo y por escuchar estas súplicas sinceras. Por favor, Señor, toma mi oración y ayúdame a seguir confiando en tus promesas. Cuida mi casa, mi familia y toma sus necesidades, pues estoy seguro que Tú nos ayudarás siempre a salir adelante, en el poderoso nombre de Jesús, Amén.

96 comentarios en «Oración de la mañana para el 3 de Noviembre»

  1. Buenos días, Amado Padre Misericordioso, esta mañana he despertado, y me pongo ante tu presencia para darte gracias por haberlo permitido, gracias Amado Señor por un día más que me regalas, por la salud y por mi amada familia, gracias Padre, por la casa, el vestido y el sustento, gracias por los alimentos que día a día hay sobre nuestra mesa y que compartimos en tu Santo. Nombre.
    Divino Señor, te pido perdón por los errores que pueda cometer este día, por las ofensas a mi prójimo, por las ocasiones de pecar que al ofender a mi prójimo te ofenden a Ti, pues me dejo llevar por la ira, la indiferencia, el mal humor que me produce la impotencia de no poder resolver mis problemas, perdóna Señor mi impertinencia y mi desesperación al no tener confianza en que Tu estás obrando en mi favor, que tus tiempos son perfectos y tu misericordia es infinita a todos tus hijos, no permitas que la soberbia se apodere de mi y pretenda yo resolver mis problemas, sin tu ayuda, ten piedad de mi perdona mis errores mis fallas, guíame por buen camino, aumenta mi fe Amado Padre.
    Bendice y cuida a mi familia, protégelos de todo peligro, no permitas que daño alguno se acerque a ellos, líbralos Señor de todo mal, plaga o enfermedad que los amenace, no los sueltes de tu mano y guíalos por buen camino, aumenta su fe, su esperanza y su caridad, y siempre todo lo que hagan digan o piensen sea de acuerdo a tu divina voluntad. También te pido tus bendiciones y tu protección para mis vecinos, mis amigos, mis hermanos en la fe, nuestros sacerdotes, y todos aquellos que estén padeciendo alguna pena, enfermedad o sufriendo por alguna pérdida de un familiar, que estén batallando con un problema económico difícil de solucionar, dales de tu paz Señor, y ayúdalos a superar sus aflicciones.
    Bendice y dale salud a los enfermos, sé. compañía y consuelo para los ancianos, protege a los niños que han sido separados de sus familiares o abandonados, dale fuerza y fortaleza a los padres o madres que solos luchan por sacar adelante a su familia, y ten piedad de aquellos que no creen en Ti, que van sin rumbo por la vida sin el consuelo de tu palabra por falta de fe, porque no te conocen o se apartaron de tu camino.
    Dame Divino Dios mío, paciencia, tolerancia sabiduría para resolver mis aflicciones para poder solucionar ese problema que tanto me preocupa, tu sabes cuánto sufro, cuánto me desespero cada vez que se acerca la fecha y creo que no voy a poder, ayúdalos dame a salir de este problema divino padre. Y no permitas que me siga hundiendo en problemas que me cuesta mucho resolver y tal vez no sea necesario, sólo Tu eres Santo, sólo Tu eres bueno y puedes darme la dicha de salir victoriosa de todo lo que me aflige, escucha mi súplica, y posa tu mirada en todas mis peticiones y dales la importancia que tu sabes que tienen, para así poder alcanzar esa paz que sólo tu me das. Todo esto Padre Misericordioso, te lo pido en el Divino nombre de de Nuestro Señor Jesucristo que vive y reina en unidad del Espíritu Santo, y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

Deja un comentario

Recibe cada día el poder de la oración

Don`t copy text!