Oración para rendirme a los pies del Señor

Mi Dios de infinito amor, me dispongo a estar en Tu presencia una vez más. Quiero hablarte desde la profundidad de mi corazón, saber que Tú me oyes, me comprendes y valoras lo que te digo. Señor, me postro ante Ti.

Padre amado, me veo ahora en la necesidad de contarte mis cosas, me veo en la necesidad de acudir a Ti para confesarte que a veces esta vida es tan compleja y dura que siento el agobio de todo aquello que tengo que experimentar día tras día.

Quiero, Dios mío, ser un instrumento de Tu amor. Dame la fuerza para marchar por el buen camino, para no detener mi rumbo en el sendero de la bondad, el respeto y la solidaridad. A Ti te entrego mi vida, Padre bendito.

Oración para postrarme a los pies del Señor
Dios de amor, me pongo de rodillas ante Ti, porque sin Ti, mi vida es inexplicable.

Muchas veces me he sentido en desdicha por no obrar de buena forma, porque me he dado cuenta el daño que le he causado a mi prójimo. Ya no quiero seguir siendo ese tipo de persona. Señor, quiero ser mejor, quiero ser capaz de andar por el mundo con la virtud de hacer el bien a todas las personas posibles.

Y solamente podré lograrlo si Tú lo permites, Señor, si es Tu santa voluntad que así sea. Porque yo puedo imaginar muchos planes para mí, pero Tú en tu infinita sabiduría sabes lo que más me conviene. Por eso te pido que obres de la forma que Tú creas conveniente, Todopoderoso.

Este deseo de postrarme ante Ti eternamente, Altísimo, haz que sea compartido por los tantos hijos e hijas en este mundo que buscan una respuesta a sus muchas preguntas. Dales el camino claro para que sepan con inteligencia dirigirse a los senderos hermosos del amor y la paz.

Oración para postrarme a los pies del Señor
Y ella tenía una hermana que sentada a los pies del Señor, escuchaba su palabra.

Reconozco mis pecados, Señor. Sé que me he equivocado durante momentos importantes, donde debía tomar una decisión sensata y elegí la alternativa errónea. Mi Padre, Tú, que sabes perdonar, ten misericordia de mí y limpia mi espíritu de todas mis faltas.

Gracias te doy, mi Señor, por las bendiciones dadas a mi vida. Siempre he de reconocer todo el bien que me has otorgado. La vida es buena porque Tú lo permites, Dios mío. Mi gratitud sea siempre contigo, Todopoderoso. Me amas y me cuidas.

Alabado seas, mi Señor. Alabado seas siempre porque has hecho grandes cosas por tus hijos e hijas del mundo. Gloria a Tu nombre, mi Dios, por los siglos de los siglos. Tanta bondad hay en Ti, Padre, tantos buenos deseos para mí, para mis hermanos y para mis hermanas el mundo. Nadie como Tú ama su creación.

Oración para postrarme a los pies del Señor
Dios amado, solo contigo puedo sentirme completo. Todo lo puedo en tu fuerza y amor.

Te imploro, Señor, que me mantengas siempre cerca de Ti. Me rindo a Tus pies, amado Dios, entrego mi vida, mis virtudes, mis defectos, a Tu enorme poder. Todo te lo debo a Ti, Tu grandeza es incomparable.

Te agradezco, Padre de amor, por este espacio en el cual puedo hablar Contigo y ser transparente en mis palabras. Tú sabes todo lo que hay en mí, mis pensamientos y mis sentimientos. Permite que siga hablando así Contigo, Padre, me hace tanto bien.

Te pido que oigas mis palabras en nombre de Jesús, tu Amadísimo Hijo, que es quien hace llegar toda oración hasta Tu santa presencia. Muchas gracias por escucharme, Dios amado. Amén.

Compártelo: