Oración de la noche para el 28 de Septiembre

Mi buen Señor, aquí estoy en esta noche frente a Ti para agradecerte por este día que se termina. Lleno de alegría me presento ante Ti para decirte que eres mi único Dios y mi Señor, y te doy las gracias por las oportunidades que hoy me brindaste, gracias por los momentos buenos y por los malos y, gracias también, porque me llamaste a servirte, porque todas las actividades que realicé fueron permitidas por Ti, Dios de amor.

Esta noche quiero agradecer el amor precioso que me das, ese amor que se manifiesta en muchas situaciones de mi vida, ese amor que veo reflejado en los ojos de mis padres, en la sonrisa de mis hermanos, en la alegría de mis hijos y en el apoyo de mis amigos. Gracias Padre, porque tus bendiciones son infinitas y porque mi corazón salta de alegría cada día.

Vigila mi sueño, bendito Señor, y permíteme descansar con tranquilidad. Haz que mi cuerpo recupere sus fuerzas para que mañana, si es tu voluntad, sea un día de retos y nuevas oportunidades. Regálame un nuevo amanecer, mi Señor, para disfrutarlo tanto como el que disfruté hoy. Siempre escucha las necesidades de este hijo tuyo, dame la certeza de que tu misericordia y tu amor siempre me alcanzarán.

Gracias porque has permitido que mi familia se reúna nuevamente, porque los condujiste de regreso al hogar con bienestar. Gracias porque estuviste con ellos a cada hora, a cada minuto y a cada segundo. Gracias por sus trabajos, por sus estudios, por sus vidas y por la salud que gozan. 

Oración de la noche para el 28 de Septiembre
El Señor te regala momentos de mucha alegría y reflexión. Te ama y te enseña. Siempre escucha las súplicas de sus hijos y nunca los desampara en su camino.

Quiero pedirte en esta noche por las personas que sufren de males, por los que padecen alguna enfermedad o por los que están atravesando alguna situación de adversidad que ocasionen desesperación y dudas en su corazón, dales la fortaleza y paciencia que necesitan, para poder afrontar dichas situaciones. No los desampares, Oh mi Dios, que puedan confiar en Ti tanto como confío yo.

Hoy te entrego las riendas de mi corazón, te doy control sobre mis decisiones y sobre mis ganas de seguir adelante. Tú eres mi esperanza, mi verdad y mi escudo ante la maldad. No permitas que el enemigo triunfe y haga que me aleje de Ti. Mantenme cerca como el Padre amoroso que eres, protege mi corazón y cuida mi sueño en esta noche.

Todo en cuanto tengo te lo entrego, mi Señor, pues yo sé que toda mi vida está en Ti. No hay mejor lugar que estar en tus manos, Padre bueno, haz de mi corazón tu morada santa y ayúdame a seguir caminando firme, pues estoy convencido que Tú eres mi Pastor y contigo nada me falta. Cuida mis sueños, Padre bendito, dame el descanso que necesito.

Dame la dicha de ver un nuevo día, si es esa tu voluntad, mi adorado Señor. No dejes que me rinda si la adversidad se pone frente a mí, al contrario, ayúdame a luchar cada batalla en tu nombre, pues solo así estoy seguro de que podré salir victorioso y podré proclamar lo grande y maravilloso que es tu amor, en el nombre de Jesús, Amén.

92 comentarios en «Oración de la noche para el 28 de Septiembre»

  1. Buenas noches Moo Padre, esta noche me presento ante Tí, para darte gracias por el día que termina, gracias por lo que recibimos de tus manos por las ventajas que nos das en nuestra vida, nos permites gozar de salud, nos das la comodidad de un hogar, tenemos vestido y sustento, gracias por los sagrados alimentos que pones en nuestra mesa que compartimos en tu santo nombre.
    Perdona las ofensas a nuestro prójimo, no permitas que siga cometiendo errores, muéstranos los caminos de bondad que debemos seguir, y permítenos ver tu rostro en el de los necesitados y que podamos ayudarlos, en sus momentos de dificultad.
    Derrama tus bendiciones sobre mi familia, cuídalos de os peligros de las calles, o los lugares que visiten, y no permitas ir el enemigo se acerque a ellos, aleja toda plaga pueda hacerles daño y no los dejes caer en tentación, Y si aún andan fuera de sus hogares, devuélvelos con bien y líbralos de todo mal
    Dame tu bendición Padre Misericordioso, ayúdame a lograr la paz y tranquilidad, alejando todo aquello que me preocupa, no permitas Uc la náutica e podré de mi, permíteme retirarme a descansar, confiando en que serás mi compaPía, y conciliaré el sueño y descansaré tranquila, reponiendo mis energías, y si es tu voluntad, me permitirás gozar a mi y a mi amada familia, de un nuevo día, para poder cumplir con las tareas que tenga asignadas y pueda seguir amándote, alabándote y sirviéndote en el nombre de tu Amado Hijo Jesús. Amén.

Deja un comentario

Recibe cada día el poder de la oración

Don`t copy text!