Oración de la noche para el 3 de Octubre

Padre de bondad, vuelvo mis ojos a Ti en esta noche que me permites tener y me dispongo, a través de esta oración, a buscar en Ti mi más preciado refugio, pues bajo tu amparo quiero reposar y renovar las energías invertidas a lo largo del día. Gracias, Señor, por abrazarme, por darme tu calor y demostrarme que siempre estás a mi lado, cuidándome.

Termina el movimiento de este día, mi Dios, terminan las labores, el trabajo y todos los quehaceres a los que me dedico y me dispongo a descansar, pues ha sido una larga jornada, llena de pruebas y dificultades, pero también de muchas bendiciones para mí y todos los míos.

Quiero darte gracias, mi buen Señor, porque permites que nunca falte un pan sobre mi mesa, trabajo para poder sostenerme y un techo al que puedo llamar hogar. Gracias, Padre celestial, porque aunque me siento cansado, sé que no estoy derrotado, pues tus fuerzas me bastan y me sobran para poder continuar caminando.

En esta noche quiero levantar mis manos a Ti y pedirte de todo corazón que me sigas cuidando y sigas proveyendo mis necesidades, mi Dios amado . Toma mi vida y la vida de todos los míos, hurga en nuestros corazones y haz realidad los anhelos, sueños y metas que cada uno tenemos. Toma esa situación que nos preocupa y resuélvela según sea tu voluntad.

Oración de la noche para el 3 de Octubre
Esta noche, Dios quiere borrar las tristezas del pasado, restaurar tu presente y bendecir tu futuro. ¡Solo déjalo actuar!

No permitas que los pensamientos negativos me embarguen antes de dormir. Dame el descanso que necesito, alivia mi mente y pon en blanco mis ideas para que pueda descansar sin preocuparme por el mañana, pues sé que eso es algo que te concierne solo a Ti, mi Dios incomparable.

Y así como quizá yo me dispongo a descansar después de un largo día, quizá para otras personas, o incluso para mí, recién comienza su jornada, es por ello que te pido por todos aquellos que trabajan de noche, que buscan su sustento a estas horas peligrosas, Señor. No permitas que nada malo les pase y provee a sus hogares, a sus familias y nunca los desampares.

Gracias te doy, Padre amado, porque sé que estás a mi lado, escuchando mi oración y tomando las dudas de mi corazón. Gracias por permitirme vivir todo este día y te pido que me concedas la dicha de poder descansar en tu regazo, protegido de todo mal y resguardado de toda mala intención del enemigo.

Quédate conmigo en esta noche y vela mis sueños. No permitas que me aquejen las pesadillas y que me atormenten los malos pensamientos. Llévate lejos todo lo que me entristece y permíteme dormir con la esperanza de que me regalarás un mañana, un día próspero en el cual podré seguir luchando por alcanzar mis ideales.Todo esto te lo pido y agradezco en el nombre poderoso de tu Hijo Jesús, Amén.

Deja un comentario

Don`t copy text!