Oración de la mañana para el 30 de Mayo

Celestial Señor, rey de mi vida, buenos días. Hoy me levanto esperanzado en que este día, todo se hará en tu Nombre. Te doy gracias, porque me siento muy querido por Ti, desde que abrí mis ojos, pude contemplar tus maravillas en el firmamento como todo un espectáculo, gracias por esta posibilidad de poder seguir mejorando en tu misericordia y bajo tus preceptos.

Permíteme discernir todo lo que llevo conmigo: mis deseos, mis sueños, alegrías y lamentos; para que tu bendita sabiduría, sea quien me guíe por el sendero que Tú marcaste. Te pido, que no te apartes de mí, que no me dejes solo con estos retos que están por empezar.

También quisiera pedirte por toda mi familia, para que los llenes de mucho bienestar, y les pongas el sol radiante en todas sus actividades y momentos que tengan que vivir. Que su día sea muy provechoso y que puedan hacer todas las cosas, con la confianza puesta en Ti.

Mi buen Dios, por tu misericordia yo confío en Ti, quiero permanecer en el amor para que todas las cosas resulten de mejor manera. Ordena mi vida Dios mío y ayúdame a ser un testimonio andante para quien me toque llenar el corazón, que siempre se haga todo en tu voluntad. 

Hoy, pongo muy cerca de Ti, los proyectos y promesas que hoy hice para continuar este gran cambio entre espinas y rosas. Te pido mucha firmeza ante las dudas y también paciencia, para poder comprender lo que realmente quieres para mí.

Señor mío, creo en tu poder sanador y restaurador de vida. Puedo en ti confiar a cada momento.

De manera especial hoy te pido, por mi país, por su gente, sus comunidades, por el bienestar de cada ciudadano, para que valore su entorno y se identifique como hijo de Dios ante el contexto y la cultura que tiene por medio de la creación del Padre, para que más allá de la diferentes formas de pensar, seamos más humanos y más unidos. Por los gobernadores de nuestro país, para que sean firmes ante la corrupción y recuerden que Tú les enseñaste a actuar con transparencia y por amor a la población.

Te entrego glorioso Señor, todas las actividades que voy a emprender, junto a mis preocupaciones que me oprimen el corazón, para que sean aliviados por Ti, por tu infinita misericordia, y nunca olvide buscarte aún más en esos momentos.

Si lo que he planeado no sale como lo esperaba, ayúdame a ser paciente para hacer una pausa, poder respirar y luego entender que todo lo que sucede y lo que no, es por algún motivo; que Tú no te equivocas con lo que prometes, ni dejas las cosas en el aire. 

Espero agradarte con todas mis acciones Señor, porque al yo saber que he dibujado una sonrisa en tu rostro, podría andar con tranquilidad en la mente, sin angustias y muy en calma. No me dejes solo, te lo pido en el nombre de Jesucristo, Amén.

Deja un comentario

Don`t copy text!