Oración de la mañana para el 28 de Mayo

Bendito y tan adorado Padre, la luz de los rayos del sol me dirigen hacia Ti para agradecerte en grande por una gran oportunidad de amarte más. También quiero aprovechar este día para conocer y aprender nuevas cosas que me ayuden a ser más humano, más hijo tuyo. Marca mis pasos Señor, desde el primero hasta el último que pueda dar en esta jornada que está por empezar.

Gracias Padre de bondad, por el lindo día que has pintado para mí, será el motivo que me pueda sacar de la cama para darle frente a la vida con mucho optimismo y esperanzado en que llegarán grandes cosas en todo el trayecto. Te pido que camines conmigo Señor, para que todo lo pensado bajo tu voluntad, obtenga buenos frutos si lo consigo con mucho esfuerzo.

Dios bello, gracias por el trabajo, por los estudios que alimentan mis conocimientos para ser un gran profesional, por este nuevo milagro que me regalas. Me has dado lo necesario para ser feliz y para no olvidar de dónde vengo y hacia dónde tengo que seguir caminando con seguridad. 

Te pido de todo corazón, que me puedas ayudar a lograr todas las cosas que llevo en mi mochila de sueños y anhelos, a nunca olvidarme de agradecerte y ser grato con todos los que me rodean y a tener la capacidad de aceptar mis errores en la humildad, enmendarlos y ser renovado una vez más.

Tú Señor, conoces todo de mí desde la punta del cabello, hasta mis emociones y debilidades internas. Dame la prudencia y serenidad de pensar bien antes de actuar y la tolerancia para poder compartir momentos con todas las personas que hoy veré, ayúdame a mirar con amor a todos mis hermanos y a esforzarme un poco más en amar a quienes me lastiman.

Padre bendito, dame sabiduría y discernimiento para usar tus dones con mis hermanos.

No quiero que me domine la tristeza, ni el desánimo en estos momentos, la vida no es nada fácil, lo sé mi Señor, pero te pido que alivies estas cargas que llevo, quiero apoyarme en Ti, para continuar, quizás con los mismos problemas, pero fuerte porque vas conmigo.

Ayúdame a siempre poder experimentar tu infinita misericordia y tu gracia, quiero ser como Tú Señor. Enséñame a perdonar las faltas de mis hermanos y a tratar de apoyarlos en sus dificultades, haz que sea luz como Tú, para también llevar tu misericordia a los demás, ayúdame a ser vivo reflejo de la verdad y el amor, sin sentir vergüenza de ser de Cristo.

Hay tantos motivos para darte gracias y honras mi Señor, porque reconozco que Tú eres el único camino de vida plena y de salvación. Eres grandioso y te haces tan pequeño a veces para que yo te pueda encontrar; gracias porque escuchas mis ruegos, mis reclamos y eres paciente ante mi desesperación. 

Quédate conmigo Padre amado, porque Tú eres mi guía para esta travesía que me espera, bajo tu protección me amparo, y en tu amor me refugio. No te vayas, comencemos este gran día bajo tu divina voluntad y alegría, en el nombre de Jesucristo, nuestro Señor, Amén.

Deja un comentario

Don`t copy text!