Oración de la mañana para el 26 de Septiembre

Padre amado, Dios de infinita bondad, hoy empieza un nuevo día para mí. Un día lleno de pruebas, de bendiciones, de momentos diferentes para aprender y para discernir. Te pido que siempre estés a mi lado en cada instante para poder superar cada prueba que afrontaré, pues si estás a mi lado, Dios mío, no me falta nada.

Quiero ofrecerte mi día, mi servicio, mis acciones, mi trabajo y mis estudios, para que tomes el control de ellos y realices lo que tienes planeado para mí. Condúceme siempre por los buenos senderos, por los caminos correctos, protegido siempre de toda perturbación. Llena mi vida de prosperidad y que siempre se haga tu voluntad y no la mía.

Bendito Señor, si a lo largo del día existen dificultades de cualquier tipo, dame la fuerza para continuar, dame paciencia para no desesperar y dame la sabiduría para poder decidir que es lo mejor para ese momento. Aceptar que no fue como yo quise y confiar en que habrá una oportunidad nueva para volver a intentarlo. Siempre sé mi roca firme y mi refugio para poder regresar.

Bendice siempre a mi familia y a mis amigos. Ilumínalos con tu luz maravillosa para que ellos encuentren la quietud y la calma ante sus pesares. Bendice sus trabajos, sus estudios y sus responsabilidades, para que sus acciones te agraden y puedan llegar a convertirse en siervos tuyos, por amor y devoción. Aviva nuestra fe, no dejes que decaigamos y confórtanos en el dolor.

No olvides nunca de ponernos un alimento sobre nuestras mesas, un alimento que repondrá nuestras fuerzas. Ayúdanos siempre a valorar lo que tenemos, a siempre compartir con los que menos tienen. Que podamos reconocer tu rostro en las personas que piden ayuda y necesitan de amor y comprensión en esta vida.

Oración de la mañana para el 26 de Septiembre
Señor, dame paz y entendimiento para tener el control sobre mis impulsos. Amén.

Amado Dios, que tengamos la necesidad de buscarte siempre, en los mejores momentos para agradecerte y en los peores para refugiarnos y encontrar un abrazo cálido y reconfortante de amor.

Haz que mi vida refleje tu amor, manifiéstate en cada acción de mi día. Ayúdame a superar los obstáculos con alegría, a entender tus enseñanzas, a aprender que con paciencia se logran muchas cosas y que la desesperación solo da espacio al enemigo.

Siempre renueva mis fuerzas, Dios mío, y aumenta mi fe para confiar en tu Santa Palabra, para creer en tus promesas, para creer en tus proyectos y saber que tienes grandes planes para mí y para los míos. Tú conoces todo de mí, sabes lo que necesito antes de que mis labios lo pronuncien y sé también que me darás la ayuda que te pido.

Confío mi Dios que tus oídos han prestado atención a esta oración humilde que ahora elevo. Confío en que mis anhelos y proyectos se cumplirán en tu Santo Nombre. Gracias por escuchar mi pequeña oración y por estar presente en cada momento de mi vida, acompañándome y no dejándome desamparado en ningún momento. Todo esto te lo pido en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Amén.

120 comentarios en «Oración de la mañana para el 26 de Septiembre»

Deja un comentario

Recibe cada día el poder de la oración

Don`t copy text!