Oración de la mañana para el 11 de Septiembre

Dios mío, el alba anuncia la llegada de un nuevo día y es cuando me acerco a Ti de todo corazón para darte las gracias por permitirme disfrutar de un nuevo amanecer. Elevo esta plegaria al cielo, Padre bueno, porque tengo la confianza de que Tú escuchas mi oración y estás atento a mis necesidades, por ello quiero pedirte en este nuevo día, que renueves mis fuerzas y me conduzcas por senderos de prosperidad y bendición.

Hoy quiero pedirte de manera muy especial, Señor bueno y eterno, que camines a mi lado a donde quiera que yo vaya. Camina junto conmigo en todas mis actividades diarias y úngelas con tu preciosa Sangre para que todo quede sellado en tu santo nombre. Condúceme por el buen camino y líbrame de todo mal.

Que tu unción se derrame sobre mí en este día, bendito Dios, pues si Tú estás conmigo no hay nada ni nadie que pueda hacerme mal. Protégeme de cuanta situación de peligro pueda presentarse en mi vida y sálvame de las garras del enemigo frente a las tentaciones. Dame paz, mi buen Señor, estabilidad emocional y felicidad para poder vivir con entusiasmo cada minuto de este día.

Inunda con tu luz cada espacio de mi vida, Señor precioso; que todo lo que haga durante este día sea iluminado por tu bella luz, por tu presencia. Que mi fe se vea fortalecida con tu amor manifestado grandemente en mi vida, Dios incomparable y que todo lo que haga sea hecho pensando en Ti y en mi prójimo.

Quisiera pedirte, Dios bendito, que todo lo que yo haga en este día sea bendecido por Ti, para que mañana más tarde ese fruto de mi trabajo, sea una bendición para mi vida y la de mi familia. Que mi pensar y mi actuar sean los correctos según tu Palabra y que yo pueda ser testimonio de tu grandeza, de tu poder y de los milagros diarios que Tú realizas en la vida de los que te aman.

Oración de la mañana para el 11 de Septiembre
Señor, te pido que en este día mi salud sea restablecida por tu inmensurable amor.

En esta oración que te ofrezco en este día, Señor, también quiero pedirte que tomes en tus manos mi salud y la de todas las personas que amo y que me rodean. Tú eres el médico por excelencia, Señor mío, por ello te pido que me mantengas saludable para poder seguir luchando por un futuro mejor. Y si yo o algún miembro de mi familia o algún amigo está pasando por momentos de dolor físico o emocional, por favor, sánanos con tu maravilloso poder, Dios amado.

No hay nadie que sea más poderoso que Tú. Eres el único Dios, mi Señor, por eso yo te alabo, por eso te bendigo y exalto tu nombre, porque Tú te lo mereces todo, Señor de Señores. Es tan grande tu poder y tu misericordia no tiene límites, que estoy convencido en este día que Tú vas tomando mi vida y la vida de todos los míos a través de esta plegaria.

Dame sabiduría para poder lidiar con las dificultades de cada día, fortaleza para seguir caminando a pesar de las adversidades y amor para ser paciente con todo aquel que se cruce en mi camino. Ayúdame a tener presente que cada prueba de la vida esconde una gran bendición y en cada bendición, estás Tú mi Señor.

Muchas gracias Papá Dios por todo lo que haces en mi vida. Gracias porque Tú me sostienes, pues eres mi roca, mi escudo y mi salvación. Permite que pueda caminar contigo a lo largo de mi vida y que, confiando en tu Palabra, me aferre a tu mano victoriosa siempre, en nombre de Jesús, Amén.

64 comentarios en «Oración de la mañana para el 11 de Septiembre»

Los comentarios están cerrados.

Don`t copy text!