Oración de la noche para el 24 de Septiembre

Señor bendito, el maravilloso día que me regalaste ha llegado a su fin y vengo ante tu presencia a darte gracias por concederme esta bendición de estar contigo. Gracias porque a lo largo de este día siempre me recordaste que estabas siempre ahí, para mí, siempre a mi lado cuidando mis pasos.

Esta noche solo necesito darte gracias. Tu misericordia siempre me alcanza y tu brazo firme me protege para no decaer. Estás para mí cuando siento que ya no tengo fuerzas y me regresas de la oscuridad en la que puedo caer. Bendito Dios, eres digno de toda alabanza y gloria, porque tu poderosa diestra siempre me sostiene y porque no hay nada ni nadie más grande que Tú, Rey de mi vida.

Este hermoso día tuvo mucho de Ti, muchas bendiciones, muchas pruebas, muchas alegrías y quizá también, muchas tristezas. Gracias por estar constantemente a mi lado, porque hiciste que supiera reconocer tu presencia en cada momento. Porque a pesar de las dificultades Tú me levantaste y me mostraste el camino que debo seguir.

Dios mío, perdona mis errores y aquellas faltas que hacen que me aleje de Ti. No permitas que el enemigo gobierne mi vida y me haga trizas. Perdóname por esos pensamientos contra mi prójimo, pues muchas veces la cólera es más grande y hace que actúe con ira. Perdóname mi Señor, porque aún guardo resentimiento en mi corazón, porque no puedo liberarme de ese momento malo en mi vida y porque me falta fortaleza y determinación. Padre misericordioso, que tu eterno perdón alivie mis culpas y puedas purificarme con tu luz.

Oración de la noche para el 24 de Septiembre
Dios es bueno y perfecto a todas horas. Mientras duermes, Él cuida tu sueño celosamente. Aleja los males de tu descanso, siempre.

En esta preciosa noche que me regalas quiero pedirte por mi familia, por mis padres, mis hermanos, mis hijos, por mi matrimonio, para que no te olvides de ellos, para que siempre los tengas bajo tu vigilancia, puedan sentir tu amor y no desesperen en sus pruebas. Dales siempre el descanso que necesitan para poder reponer sus fuerzas, otórgales siempre esa luz de esperanza para que puedan salir siempre airosos de las adversidades.

Tú sabes que son lo más importante para mi vida y que su felicidad es la mía. Siempre ampáralos, siempre protégelos, al igual que a mí; ayúdalos a encontrar el camino seguro de vuelta al hogar, mi Dios bendito y alabado.

Permíteme un buen descanso y que los problemas no me agobien. Haz que mi cabeza repose en mi almohada con mucha tranquilidad y con la confianza de saber que me regalarás un mejor mañana, según tu santa y perfecta voluntad. Que la rutina no me haga dudar de tu amor y que mis labios solo proclamen tus maravillas.

Oh divino Señor, dame una nueva oportunidad para intentar siempre ser un mejor hijo tuyo. Dame un nuevo día, con un corazón nuevo, con un entusiasmo recargado y con mucha ilusión. Anhelo con todas mis fuerzas poder tener éxito el día de mañana. Dame por favor esa gracia y concédeme lo que mi corazón necesita, en el nombre de tu Hijo amado Jesús, Amén.

Deja un comentario

Don`t copy text!