Oración de la noche para el 15 de Agosto

Señor de belleza incomparable, una noche más nos acompaña, para darte mi más profundo agradecimiento. Tengo el deseo de poder reposar plenamente en Ti y así levantarme con más ánimos, pues tuve un día muy agotador. Te doy las gracias porque a donde voy, siempre estás Tú, como el sol iluminando mis días.

Para descansar con la mente tranquila, vengo ante Ti, para pedir tu perdón, sé que fallo a diario, no lo quiero hacer en verdad, a veces me gana el impulso, la cólera o la impotencia de tantas cosas que veo que me parecen injustas y mis emociones toman la delantera.

Esta noche mi Señor, quiero decirte que me has hecho muy feliz, en medio de los buenos y malos momentos, porque has preservado en las personas, la esperanza en Ti, en que se pueden realizar las cosas de mejor manera, gracias por todos los detalles que me ofreces y que florecen en distintas partes de mi vida. 

Hoy, quiero pedirte de manera especial, por las personas que desde que tengo uso de razón son las más importantes de mi vida, por aquellos que me han ido formando en la parte académica y de la vida, en integridad y madurez. Quédate al pendiente de ellos por favor Señor, gracias por dejar que su día sea muy provechoso.

Es de noche, Dios está contigo a pesar de tus errores. Te ayuda a permanecer de pie ante los momentos de dificultad.

Si es que algunos no la pasaron tan bien, dales los ánimos que en algún momento me brindaron, para que no se arrepientan del esfuerzo que le ponen a todo lo que hacen y que si Tú lo quieres así, mañana pueda continuar lo que quedó inconcluso y así seguir forjando su felicidad.

Sé el lazo que nos mantenga unidos para que así podamos enfrentar las adversidades junto a Ti hasta el fin del mundo, como tu palabra lo promete. Gracias porque seguimos conociéndonos y aprendiendo el uno del otro en compresión, en fraternidad y mucha paciencia.

Te pido por tu infinita bondad, un día más de vida para seguir amándote y aprender de Ti en las personas más necesitadas de tu compañía, dame la fuerza necesaria para estar firme ante las dificultades y la nobleza para tratar con cariño a mis hermanos.

Sé el guardián de mi vida Señor, vela por mis sueños, me siento muy cansado, quiero que me brindes un descanso reparador, porque tengo la confianza de que me acompañarás hoy y en el nuevo amanecer que está por llegar, confío en Ti y en todo lo que haces, en el nombre de Jesús, Amén.

Deja un comentario

Don`t copy text!