Oración de la mañana para el 23 de Mayo

Mi Padre celestial, ¡Buenos días! me siento muy bendecido por este nuevo amanecer. Gracias por aceptar mi petición de una nueva oportunidad de mejora, de sanación. Te confieso que aún no me siento descansado del todo espiritualmente, pero el saber que tengo un nuevo día, de por sí, ya es un gran milagro. 

Hoy quiero ofrecerte este despertar, bendito Dios, toma mi mano y ayúdame a emprender los primeros pasos con mucha actitud, borra toda tristeza, angustia y desesperanza de mi vida que confunden mis pensamientos. Llévate Señor, mis lágrimas, mi sufrir, mi pesar, para que pueda tener espacio en mi corazón para tu gracia y tu bendición.

Haz que hoy día pueda experimentar la inmensidad de tu amor y de tu bondad. Enséñame a amarte más, poderoso Dios, a entregarme por completo con toda mi mente, con toda mi alma y con todo mi corazón. Derrama también tu bendición sobre las personas que más quiero por favor, para que nunca se olviden lo mucho que las amas y estás para ayudarlos.

Te pido por mi casa, para que seas Tú quien more en ella. Renueva nuestras energías y haz que nuestra fe no vaya en picada. Que pese a nuestras diferencias al pensar, no nos separe, que tu amor siempre nos mantenga unidos y esperanzados en Ti, y que bajo ese amor, podamos alabarte por toda la eternidad. 

Danos mucha caridad, que tu paz siempre ilumine como el sol radiante en nuestras acciones mi Dios. Que todo lo que hagamos te rinda gloria, pero que sobre todo, te agrade. Ayúdanos a amarnos más mediante la comprensión y saber perdonarnos. Si por alguna razón existe una discusión entre nosotros, la sepamos resolver con calma en tu presencia para obtener buenas consecuencias.

Señor Amado, quiero entregarte toda mi vida para que hagas tu voluntad en ella. ¡SOY TU SIERVO FIEL!

No permitas por favor Padre, que este desánimo me invada por completo, ven a mi auxilio y renueva mi espíritu con un abrazo eterno. Si caigo en la tristeza o la ansiedad, ayúdame a salir rápidamente de esa situación. 

Condúceme por los caminos correctos y ayúdame a poner mas firmeza a mi fe, para que mis acciones te agraden en este día y así pueda continuar más seguro hasta el final. Quisiera también, poder ser espejo tuyo para los demás que quizás, se sientan como yo en estos momentos, pueda ofrecerles mi empatía y mi amor.

Voy teniendo la seguridad de que todo lo que te digo es escuchado por Ti. Gracias por tomarle importancia a mi vida y nos dejarme solo, porque así como me lo prometiste, estarás conmigo hasta el fin de los tiempos. Confío en Ti Dios mío, confío en lo que tengas para mí.

Quiero que veas que todos mis sueños y mis más grandes deseos están puestos en Ti, con mi esfuerzo y con tu compañía iré logrando cada uno de ellos. Gracias infinitas por todo lo que compartimos, quédate a mi lado por favor Dios bueno, que este día empiece con fuerza y en la misericordia de Jesucristo, nuestro Señor, Amén.

Deja un comentario

Don`t copy text!