Oración de la mañana para el 17 de Julio del 2022

Señor de paz y bien, muy buenos días. Hoy, al abrir mis ojos por primera vez, puedo comprender que las peticiones que te hice, han sido alcanzadas por tu misericordia ¡Qué dicha tan grande! Hoy empieza un nuevo día para mí, espero que sea muy provechoso, tengo la ilusión de que así  lo será porque vas conmigo. 

No permitas que me rinda tan rápido si empiezan a aparecer las dificultades, que inmediatamente yo pueda recibir tu fuerza para poder afrontarlo con firmeza. Sé muy bien que mi nombre está guardado en la palma de tus manos, porque Tú mi buen Dios, conoces todo de mí, mis defectos mis virtudes, qué me alegra y qué me atemoriza.

Guíame con inteligencia por los senderos que me conducen a la santidad, estoy dispuesto a hacer tu voluntad, bendito Dios. Si las cosas no marchan tan bien como creía o están fuera de mis expectativas, ayúdame a ser tolerante para poder aceptar tus decisiones y no entrar en la frustración.

Bendice mi día Señor, mis pasos y que todo esté bajo tu vigilancia. Que tu existencia esté presente en cada una de mis acciones, que pueda ser reflejo tuyo ante la necesidad de muchas personas que te buscan y no saben cómo recurrir a Ti.

Hermoso Dios, cuida mucho de mí, sé la inspiración de amor que llene y me motive a caminar contigo todos los días de mi vida. Que por tu protección siempre se siembre una necesidad de buscarte a diario, de encontrar tu voz y de saber cuáles son los designios que tienes para cada día y cada noche. En tu providencia está todo lo que tengo y que es muy valioso para mí.

Padre Creador, me regocijo en tu salvación, te alabo en verdad por las maravillas en mi vida.

En esta mañana te pido por mi familia, te encomiendo sus trabajos, bríndales mucha fortaleza para que no se detengan por si la adversidad los sorprende, que todo lo que hagan pueda glorificarte y enaltecer tu presencia. No dejes que el maligno se apodere de sus emociones ni de todo sus planes, aléjalos de todo aquellos que interfiera con tus planes.

Dame un corazón sencillo y que siempre sepa agradecerte mi Dios bello, que pueda confiar en tu Palabra en las buenas y malas circunstancias. Bríndame un espíritu generoso para ofrecer mi mano al prójimo, sin esperar ninguna recompensa, solo de la que viene desde tu cielo, precioso Padre.

Espero Dios mío, que hoy puedas responder todas las interrogantes que rondan por mi mente, con el pasar de la horas. Y que el encuentro que tenga contigo sea desde lo más sencillo como lo puede ser con el suave soplo del viento, o con el poder de esta humilde oración. 

Que este día pueda ser muy productivo para mí, si así lo quieres mi Señor. Camina junto a  y sé la luz que me conducirá por los caminos más justos y verdaderos, gracias por esta gran oportunidad de amarte más. Todo esto te lo pido en el nombre de Jesucristo, Amén.

Deja un comentario

Don`t copy text!