Oración de la mañana para el 9 de Septiembre

/p>

Adorado Señor, qué hermoso es despertar y saber que tu amor se ha manifestado grandemente en mi vida dándome la alegría de disfrutar de un nuevo día. Hoy quiero acercarme ante Ti con un corazón dispuesto a vivir este día con entusiasmo y optimismo, rebosando de gratitud por todo lo bueno que me has regalado, y por aquellas cosas que quizá fueron difíciles para mí, pero que sin embargo, me ayudaron a crecer.

Qué bueno es saber, Padre bueno, que soy tu hijo y que me amas con un amor eterno. Gracias, porque en tus manos de Padre, yo puedo sentir que vas guiando mi camino y si alguna vez tropiezo, sé que estás ahí para tenderme tu mano, sacarme del hoyo y poder seguir adelante bajo tu luz y tu amparo.

Gracias en este día, maravilloso Señor, por el pan que me permites tener con esfuerzo y sacrificio. Gracias por ese trabajo que me concedes y gracias, porque aunque a veces mi situación económica no es la mejor, Tú nunca dejas de proveer un alimento sobre mi mesa. Gracias porque me das un cobijo bajo un techo y porque sobre todo, me permites vivir junto a las personas que amo.

Yo quiero entregarte en este día, mi Señor, cada uno de mis pensamientos, de mis acciones y mis sentimientos. Quiero ponerlos en tus benditas manos para que Tú me guíes y me ayudes a ser una mejor persona. Lléname de tu amor, Señor amado, y ayúdame a ser feliz. Dame un corazón noble para amar a mi prójimo y poder ayudar a todo aquel que lo necesite.

Quiero entregarte también, en este día especial, todos y cada uno de mis planes y mis anhelos. Señor, Tú conoces lo que desea mi corazón, pero te pido en este precioso día, que no se haga lo que yo quiero, sino lo que Tú sabes que es mejor para mi vida. Ayúdame a respetar tus designios y a poder salir adelante incluso, cuando las cosas no salen como lo esperaba.

Oración de la mañana para el 9 de septiembre
Mi Dios, dame la paciencia necesaria para saber actuar con las personas que me rodean, Amén.

Limpia mi mente del pesimismo y de los pensamientos negativos, que ellos no tengan cabida ni en mi corazón ni en mi casa. Aleja de mí todo sentimiento de tristeza y desolación, pues Tú eres mi única esperanza, mi verdadero motivo y razón para seguir en pie, pues estoy convencido de que Tú, Señor mi Dios, me sostienes con tu diestra victoriosa.

Ayúdame a comprender en este día, amoroso Señor, que tus tiempos son perfectos. Dame la paciencia que necesito para esperar a que tu voluntad se haga siempre en cada día de mi vida, Dios incomparable. Sé que me oyes y estás atento a mis súplicas, pues no hay misericordia más grande que la tuya, mi Señor.

Toma también, bondadoso Padre, cada una de mis tristezas, dudas y problemas. Yo no puedo solo, mi Dios. Yo reconozco que necesito de tu auxilio, pues tengo cosas pendientes de resolver que Tú ya bien conoces, por eso te pido que Tú te encargues de mis asuntos, Dios mío, pues si Tú estás conmigo, nada ni nadie podrá contra mí.

Quédate conmigo, glorioso Señor, acompáñame en cada una de mis actividades y llévame con bien a todos mis destinos. Que pueda cumplir todos mis pendientes del día de manera satisfactoria y al terminar este día, pueda levantar mis manos al cielo y decirte desde el fondo de mi corazón: Muchas gracias por mi vida, Señor, en el nombre de Jesucristo, Salvador nuestro, Amén.

Deja un comentario

Don`t copy text!