Oración de la mañana para el 7 de Julio

Hermoso Señor, gracias por cumplir unos de mis anhelos más fervientes: despertar un día más en tu presencia. Porque puedo ponerme en pie gracias a tu soplo de vida, porque he amanecido con salud. Me siento con las energías recargadas, gracias por esta mañana llena de nuevas oportunidades y convicciones, tengo la esperanza de que hoy será un gran día, dame tu bendición, Oh Padre, para empezar con el pie derecho de tu gracia.

Bendito seas glorioso Padre, porque a diario me regalas dichas y talentos para poder hacerlos parte de mi esencia y luego compartirlos con los demás. Honor a Ti siempre, porque Tú nos muestras tu amor, como el verdadero camino hacia la felicidad.

Hoy te pido que me des la prudencia para poder hacer las cosas bien, dame la sabiduría para poder decidir correctamente y el tiempo preciso, ante cualquier situación que se presente. Orienta mi mente para saber siempre hacia dónde dirigirme y no perder de vista tus enseñanzas y mandatos.

Una vez más Señor de mi vida, quisiera agradecerte por este día que recién comienza para mí, por este regalo tan preciado que me das con mucho cariño y que no todos tienen esa dicha o algunas personas no lo saben valorar. Ayúdame a aprovechar cada segundo de este día con mucha alegría de ser bendecido y elegido con amor. 

 Abre puertas en sus vidas misericordioso Dios, que confíen en tu divina providencia, porque Tú tienes un tiempo perfecto, bueno y agradable para los que te tienen fe. Regálales un día muy productivo y con ánimos para seguir luchando por sus objetivos.

Amado Padre, confío en Ti y sé que buenas y mejores cosas vienen. Tus planes son los mejores.

Divino Dios, infunde por medio la luz del sol, la esperanza y la bondad para todas la personas, sin excepción alguna. No dejes que el mundo se oscurezca más, no permitas que se empañe de indiferencia ni de maldad. Que la comprensión sea del uno por el otro y sean las herramientas para poder vivir en armonía y no perder la sensibilidad que nos hace más humanos ante tus ojos.

Me siento muy agradecido por la familia que me diste por regalo. Te pido que los cuides mucho, que no dejes que pasen necesidades ni tristezas. Líbralos del peligro que el enemigo, aléjalos de las tentaciones o los malos pensamientos que no les dejarán disfrutar de este regalo de amanecer.

Si alguno de ellos tiene algo guardado dentro de su ser que lo lastima de a pocos, ayúdalos a romper esa coraza, ha ya no tener miedo de mostrarte sus heridas para que sean sanadas por Ti, bendito Padre. 

Grandioso Dios, hoy dispongo mi vida entera para comenzar este día, te doy mi confianza para que puedas escuchar con atención todo lo que te comparto y me sigas concediendo un bello día. Enséñame a vivir como Tú y a dar amor a quienes más lo necesitan, yo te sigo Señor, en el nombre de Jesús,  Amén.

Deja un comentario

Don`t copy text!