Oración de la noche para el 2 de Diciembre

Oración de la noche para el 2 de Diciembre

Divino Señor nuestro, una noche más me acerco a Ti para darte gracias por todos los momentos vividos en este día. Gracias Padre, porque envolviste mi vida con tus brazos y me cuidaste de todos los males que existen en el mundo. Si estás conmigo me siento como un niño que se abandona sin temor al regazo de su padre.

A lo largo del día me guiaste con mucho amor y preparaste cada palabra que tuve que decir y cada acción que tuve que realizar. Gracias, Oh mi Dios, por las cosas maravillosas que pones en mi camino, por aquello que me recuerda que todo lo creaste por mí y para mí.

Quiero darte gracias esta noche, Padre celestial, por mi familia, gracias porque a través de ellos me manifiestas tu amor, en cada uno de los momentos bonitos que pude compartir con ellos. Señor mío, regálame la dicha de tener un día más a su lado, mantennos unidos y con mucha disposición para tu obra. Ayúdanos a orar juntos y aumenta nuestra fe en medio de las pruebas y dificultades.

Te agradezco por las cosas buenas y malas que me sucedieron en este día. Te pido, Señor, que me ayudes a resolver mis asuntos que quedaron pendientes. Dame el descanso necesario para reponer mis fuerzas y poder retomar mañana todo lo que tengo que hacer. Padre celestial, todos mis objetivos te los ofrezco a Ti y los dejo en tus manos para que se haga tu voluntad.

Oración de la noche para el 02 de Diciembre del 2018
Esta Noche. Me abandono a tus brazos ¡OH DIOS! Tú eres mi fortaleza.

Mi cuerpo está desgastado al igual que mi mente. Divino Señor, concédeme la paz y tranquilidad que necesito para poder descansar sin preocupaciones y sin perturbaciones. Mientras duerma, sé quien pueda cuidar y velar por mis sueños evitando que el maligno enemigo se aproxime a mi hogar.

Gracias, Dios mío, porque tu misericordia nunca nos desampara, porque siempre hay un plato para compartir sobre mi mesa, porque el vestido no me falta y porque apartas el temor de mi corazón, dándome un espíritu de lucha constante para mantenerme de pie en la batalla.

Protégeme de todo sentimiento de tristeza y angustia. Quiero que seas mi alegría por el resto de mis días y que tu santo nombre se encuentre al frente de mi vida y de mi hogar.

Iré a descansar confiado en que me regalarás un día mucho mejor porque estás escuchando mi súplica. Cierro mis ojos con la certeza que los rayos del sol me despertarán mañana por la mañana para tener un día lleno de salud, bendiciones y prosperidad, en el nombre precioso de Jesucristo, Señor nuestro, Amén.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Don`t copy text!